Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 

Recibe nuestro newsletter
 

Así jugaría... El Análisis de Santos para el A2012

El sistema base parte de una formación 4-5-1. (Foto: MEDIOTIEMPO)
El sistema base parte de una formación 4-5-1. (Foto: MEDIOTIEMPO)

Alberto Ruiz | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)
Torreón, Coahuila, México, viernes 20 de Julio del 2012

  • Galindo proyecta un 4-5-1 que puede ser muy versátil durante el partido
  • Presume una nómina de mucha experiencia para buscar repetir el título
Ver una plantilla extensa que logra el título merece reconocimiento; ver esa misma plantilla fortalecida para la siguiente campaña, es realmente inusual. Pero en el caso de Santos, la excepción a lo habitual enciende los reflectores del torneo que está por arrancar.
 
El Apertura 2012 coloca una edición de Santos Laguna con un rostro muy bravo en la defensa de su campeonato, con argumentos nacidos tanto en la calidad de sus piezas, como la versatilidad que tiene dentro del terreno de juego.
 
Pocos movimientos realizó el cuadro norteño para buscar refrendar el título de mayo, pero al dar continuidad a su base y traer uno de los mejores fichajes de Draft, todo indica que sus posibilidades son altas.
 
Apenas con tres contrataciones, -Gerardo Lugo, Osvaldo Alanís y Walter Sandoval-  y la salida de cinco jugadores - Jaime Toledo, Juan Carlos Enríquez, Carlos Ochoa, Carlos Morales y Uriel Álvarez- ninguno de su cuadro titular, los Guerreros lanzan un reto muy claro para quien quiera destronarlos el próximo mes de diciembre.
 
El cuadro de la Comarca optó por respetar la base del plantel que alcanzó la cuarta estrella, y además sigue a la espera de poder colocar al argentino Santiago Hoyos en el mercado sudamericano para poder contratar al último elemento extranjero. Para esto tienen como límite el 5 de septiembre.
 
El sistema base parte de una formación 4-5-1 con mucha proyección al frente, teniendo un ataque de lo más impredecible. La velocidad y temeridad del grupo le da un toque aguerrido, difícil de frenar si se le juega al tú por tú.
 
La alineación tipo de Benjamín Galindo llega con Oswaldo Sánchez en la meta, iniciando con un toque de madurez y liderazgo. El horizonte se reduce viendo como suplente a Miguel Becerra, quien sigue sin dar el salto a la confiabilidad, y además no ha podido ser una real competencia para el estelar mundialista.
 
Pero si bien el marco, la zaga luce respetable, sobre todo en la gran cantidad de salida que le da a los demás bloques.
 
Iván Estrada aparece como lateral derecho, Aarón Galindo y Felipe Baloy como centrales, y Osmar Mares lateral izquierdo, en una línea de cuatro que rara vez aparece completa cuando el equipo está agrediendo.
 
Los Guerreros tuvieron el tino de reforzar los puntos débiles del equipo, como son la lateral izquierda, posición en la que Mares no terminó de convencer a su Cuerpo Técnico, por lo que la llegada de Alanís puede servir de cuña, lo que deberá ser de beneficio para el sistema de juego implementado por Benjamín Galindo.
 
EL MEDIO CAMPO LAGUNERO

Marc Crosas –una de las grandes revelaciones la campaña anterior- hace pareja con Juan Pablo Rodríguez, en una zona de recuperación con mucha creatividad. Por la izquierda Christian Suárez parece afianzarse a un año de su llegada, mientras que por la derecha Darwin Quintero inclina la cancha por su gran desequilibrio. Ludueña, en su segundo aire en México, luce como un mariscal delante de los contenciones, botándose a las bandas para generar juego según el flujo de la jugada.
 
Al frente, Oribe Peralta en su mejor momento futbolístico culmina un cuadro con marcadas tendencias ofensivas, y que tiene en su ataque la mejor forma de defender.
 
Aunque parezca extraño, otro de los lados flacos de los comarcanos está en el medio campo, ya que ante la ausencia de un volante ofensivo de perfil derecho “natural”, se ha tenido que retrasar a Quintero o incluso al estadounidense Hérculez Gómez para acarrear balón a Oribe Peralta, quien se ubica como único punta en el esquema diseñado por el “Maestro”.
 
Es por eso que la llegada de Gerardo Lugo es atinada, al contar ya con un fino jugador que aporte por el sector derecho se facilitará la labor del sistema ofensivo, el cual, a pesar de ser uno de los más poderosos de la liga, ha venido sufriendo un poco al obligar a que sus delanteros tengan que arrastrar la bola para generar opciones de gol.
 
Las variantes son prometedoras, y más viendo que a los de verde y blanco les queda pendiente una plaza de extranjero, misma que se piensa llenar con un hombre más de ataque, preferentemente de procedencia argentina.
 
Rafael Figueroa, César Ibáñez y Osvaldo Alanís en defensa; Rodolfo Salinas y Alonso Escoboza en el medio; y Hérculez Gómez y Cándido Ramírez en el frente complementan las opciones de cambio, conformando una gran solidez para el “Maestro” Galindo.
 
Como variante, Galindo suele adelantar a uno de sus medios para jugar con un claro 4-4-2, lo que le puede ayudar cuando está en necesidad de anotar para rescatar algún resultado que se pueda comprometer. Otra opción es dejar a Mares como tercer central y jugar con “Guti” y Suárez como laterales volantes, en caso de querer aventar el equipo al frente, y sin necesidad de quemar un cambio.
 
El gran reto para el plantel es que en medio de su vocación, su defensa pueda validar lo que hace la ofensiva, sirviendo de mayor forma para ganar partidos sin necesidad de anotar muchos goles.
 
Pero no hay duda de que viendo su perfil, el cuadro Guerrero vuelve a alzar la mano para protagonizar la Liga, en busca de ratificarse como una carta fuerte y uno de los grandes en torneos cortos del futbol mexicano.

[MEDIOTIEMPO]

Comentarios