Un letargo futbolístico con valor de 10 mil pesos

Tres meses exactos fueron los que pasaron para que el futbol volviera a la cancha del Estadio Azul. Luego de una temporada para el olvido en el que Cruz Azul no pudo clasificarse a la Liguilla,...
Tres meses exactos fueron los que pasaron para que el futbol volviera a la cancha del Estadio Azul. Luego de una temporada para el olvido en el que Cruz Azul no pudo clasificarse a la Liguilla, vino el receso futbolístico.
 Tres meses exactos fueron los que pasaron para que el futbol volviera a la cancha del Estadio Azul. Luego de una temporada para el olvido en el que Cruz Azul no pudo clasificarse a la Liguilla, vino el receso futbolístico.  (Foto: Juan Manuel Terán)
Estadio Azul, Ciudad de México -
  • Los vendedores de esquilmos fueron los más agradecidos con el regreso del futbol
  • Son más de 70 puestos los que se ubican alrededor del Estadio Azul

Tres meses exactos fueron los que pasaron para que el futbol volviera a la cancha del Estadio Azul. Luego de una temporada para el olvido en el que Cruz Azul no pudo clasificarse a la Liguilla, vino el receso futbolístico y con él, la ausencia de partidos en el coloso de la colonia Noche Buena. Aficionados, jugadores y directivos tienen ese amargo recuerdo, pero la realidad indica que los más afectados fueron los vendedores de esquilmos, comida y todo tipo de mercancía que se ofrece en los alrededores del estadio para la afición que cada 15 días se da cita en el inmueble celeste. Son alrededor de 70 puestos los que se colocan sobre las diferentes calles que confluyen al estadio y son ellos los más agradecidos con el regreso del balompié y con el inicio de la Liga MX, pues fueron tres meses en los que los recursos y las ventas bajaron considerablemente y su economía lo resintió. El “Chino”, mote con el que es conocido un famoso “gerente” del puesto que lleva el mismo nombre, señala que son alrededor de 10 mil pesos la ganancia que se obtiene en cada partido del Cruz Azul como local, por lo que la ausencia de juegos en esos tres meses significó al menos una perdida cercana a los 50 mil pesos para su economía. Y es que dichos puestos se mantienen en mercados rodantes o en otras “sucursales” como ellos le llaman, pero tienen claro que uno de las fechas más atractivas para vender es durante los partidos del cuadro celeste. Vendedores de playeras, dulces y demás se encuentran en el mismo tenor, incluyendo a otros que están fuera de la ley como los revendedores o los llamados “viene viene” en las calles aledañas. Sin embargo, dicha situación se refleja también dentro del estadio donde cerveceros, acomodadores y toda clase de vendedores también agradecen el comienzo de la Liga MX, prácticamente el regreso de su trabajo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×