El futbol tapatío en debacle

Los primeros años del siglo XXI han sido una auténtica debacle para el futbol profesional de Jalisco. Arenas movedizas en las cuales han caminado con poca pericia los equipos del occidente del país.
Guadalajara, Jalisco, México -
  • Los equipos de Jalisco viven una crisis de resultados
  • En los noventa hubo cuatro equipos de Primera en Jalisco, hoy sólo hay dos

Los primeros años del siglo XXI han sido una auténtica debacle para el futbol profesional de Jalisco. Arenas movedizas en las cuales han caminado con poca pericia los equipos del occidente del país.   El futbol tapatío, hoy por hoy, sólo vive de sus recuerdos. Para rememorar alguna gloria hay que remontarse a épocas pasadas. Lo más cercano a una gloria en los últimos años fue una Liguilla para Chivas en el 2011, de la cual el Rebaño fue eliminado por unos enjundiosos Gallos Blancos a las primeras de cambio.   Los números son claros y contundentes. En los últimos 30 años la plaza solamente ha podido festejar cuatro títulos, todos ellos festejados alrededor de la glorieta Minerva; dicho lugar que pareciera padecer el mal de Alzheimer.   Chivas no encuentra su camino   Guadalajara vive hundido en una crisis futbolística y de resultados que un grupo de doctores holandeses no han podido descifrar la magnitud, y mucho menos la cura.   Hasta hace muy poco, Chivas parecía haber encontrado un remanso futbolístico y de resultados de la mano de José Luis Real; sin embargo, un capricho de la dirigencia lo dejó fuera de la Dirección Técnica. Hoy, Jorge Vergara no encuentra la forma de resolver la crisis en la víspera de su décimo aniversario al frente de Chivas, donde festejará tener más técnicos destituidos -15 en total- que títulos en sus vitrinas.   La afición rojiblanca, exigente y dura con su equipo, se aleja paulatinamente de las tribunas de su nuevo e imponente estadio, que cada vez parece más grande para los pocos asistentes, con un equipo que queda muy chico en proporción a su historia.   En el presente año, cuatro estrategas se han hecho cargo del plantel, sin que ninguno de ellos haya entregado cuentas satisfactorias, provocando aún más la ruptura entre el equipo y la afición, la cual promete acrecentarse si los holandeses no encuentran medidas de manera inmediata.   Con todo y esos problemas de su actualidad, Chivas es el equipo que más títulos le ha aportado a la plaza en los últimos 30 años, con tres en sus vitrinas (1986-87, Verano 97' y Apertura 2006).   Atlas navega a la deriva   Con casi cien años de existencia, la institución rojinegra es la única que depende de sus propios recursos para subsistir. En la búsqueda de ser autogestionable, compite con los grandes monstruos financieros que conducen las riendas del balompié mexicano.   Sin embargo, eso no es excusa frente a una camada de dirigencias que han encaminado al Atlas al borde del abismo, principalmente en los últimos cinco años, y que parecen querer igualar a aquellas que a finales de los setenta hundieron al Zorro por tercera vez en, la entonces conocida como, Segunda División.   Las malas decisiones, derivadas en malos resultados, alejaron al Atlas de las Liguillas. La última vez que los Rojinegros conocieron esa instancia fue hace cinco años de la mano de Rubén Omar Romano, en el Clausura 2007. De ahí a la fecha, Atlas cambió su protagonismo de aparador, abandonando la vidriera de la Fiesta Grande y metiéndose en la lucha por no descender.   De hecho, con tal de permanecer en Primera, y en la consigna de "matar o morir", el equipo de Juan Carlos Chávez tuvo que victimar a sus vecinos zapopanos, los Estudiantes Tecos, flamante inquilino del Ascenso MX.   Tecos, en plena penitencia   A causa de errores dirigenciales, Estudiantes Tecos pasó de ser un equipo competitivo y con buenos refuerzos extranjeros, a un firma condenado a descender, y ahora a desaparecer. La Directiva zapopana dilapidó al plantel en los últimos años, vendiendo a sus buenos jugadores y sumando a sus filas a algunos extranjeros sin merecimientos para pelear por un puesto en el futbol mexicano, lo cual lo condenó irremediablemente al descenso.   Sólo quedan los recuerdos de aquel Tecos Campeón en el año 1993-94 sobre Santos Laguna. Lo peor del caso en el futbol tapatío es que todavía en la década de los noventa, Guadalajara tuvo cuatro inquilinos de Primera División, y actualmente quedan sólo dos, con el riesgo de que Atlas no pueda sostener un buen año que le permita olvidarse de esa lucha.   En la misma medida en que el futbol tapatío se olvidó de ser glorioso, ha sido el espacio que el futbol del norte del país aprovechó para colocarse en los cuernos de la luna, con títulos de Rayados, Tigres, Santos y un prometedor futbol de los Xolos de Tijuana en los últimos dos torneos.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×