Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 

Recibe nuestro newsletter
 

Explota la reventa para el León-Chivas

El recinto está expectante ante la llegada de uno de los partidos más esperados. (Mexsport)
El recinto está expectante ante la llegada de uno de los partidos más esperados. (Mexsport)

Juan Manuel Terán | MEDIOTIEMPO (Enviado)
León, Guanajuato, viernes 14 de Septiembre del 2012

  • Los boletos se cotizan hasta en más del triple de su costo original
  • Algunos aficionados permanecieron más de 24 horas en busca de un boleto
El ascenso que tuvo León a la máxima categoría no fue únicamente en el plano futbolístico. Fueron más de 10 años los que La Fiera esperó para recibir a uno de los llamados grandes del futbol mexicano en su propia cancha y eso no pasó desapercibido para los hombres que hacen “negocio negro” con el balompié como pretexto.
 
La visita que las Chivas harán este viernes al Nou Camp ha generado una gran expectación entre la afición esmeralda, por lo que desde hace un par de días los boletos disponibles en taquillas están agotados y por ende la reventa ha tomado importancia entre un público desesperado y a la vez ilusionado.
 
Alejandro Ramos, uno de los miles de aficionados de los Panzas Verdes, acumuló más de 24 horas a la intemperie y a las faldas del coloso de la ciudad guanajuatense con el sueño de conseguir un par de entradas para el juego que también abriría las transmisiones televisivas del León en el Máximo Circuito del futbol mexicano.
 
Llegó la tarde del jueves con un par cobijas, un banquito y el dinero justo para comprar sus dos boletos. Si bien no contaba con la “contraseña” (último boleto para un juego de local) fue advertido de que se liberarían unas 300 entradas al público en general, por lo que la fe fue lo último que perdió y su ilusión lo mantuvo en la banqueta de la Avenida López Mateos para buscar una entrada.
 
La reventa dejó de ser una opción desde el primer momento. Los boletos que se ofrecían en segunda compra salían del presupuesto apenas se preguntaba el preció de comercialización.
 
Los revendedores no se midieron para elevar el precio de los boletos hasta en el triple de su costo original, aún y cuando dichos boletos en taquilla ya habían recibido un incremento de casi el 100 por ciento en relación a los anteriores partidos de La Fiera como local.
 
El boleto más barato rondaba los 200 pesos, pero en la reventa se ofrecía hasta en 600, mientras que los que costaron 500 pesos en taquilla alcanzaban un precio de más de mil 800 pesos entre los revendedores.
 
De ese tamaño es la pasión que se vive en territorio del León, con el cuchillo entre los dientes, con la playera bien puesta y con el corazón en todo lo alto, al fin que 10 años de espera lo valen.

[MEDIOTIEMPO]

Comentarios