Diego Latorre lleva en el corazón su gol en un Clásico Joven

El argentino ex de Cruz Azul, Diego Fernando Latorre, recuerda con cariño aquel Clásico Joven contra el América en el Invierno 99 cuando anotó para llevarse el partido de semifinales.
Ciudad de México -
  • El delantero resaltó el carácter argentino para anotarle al América
  • Soñaba con retirarse en Cruz Azul, quería terminar su carrera ahí

Corría el minuto 59 de la vuelta de las Semifinales del Invierno 99. Diego Fernando Latorre estaba lesionado, incluso descartado durante 45 minutos, pero el empate que eliminaba a Cruz Azul provocó que Luis Fernando Tena lo sacara del vestidor y lo metiera al juego sin saber que sería un juego que marcaría de por vida al argentino.

Con un hombre menos desde el primer tiempo por la expulsión de Mauro Camoranesi, Cruz Azul se llevó el partido y el Clásico Joven gracias a un tanto de Latorre tras una gran jugada entre Juan Francisco Palencia y Omar Rodríguez que el argentino definió con un remate de cabeza.

“Son partidos que se preparan de forma distinta y ese partido en específico fue grande porque nos habían echado a un jugador (Mauro Camoranesi), eran Semifinales en el Estadio Azteca, que para los argentinos es sinónimo de Maradona, y cuando entré a jugar todo eso se me vino a la cabeza y al marcar el gol definitivo fue para mí algo que no voy a olvidar jamás.

“Los argentinos tenemos un carácter especial en los partidos que definen, tenemos un carácter bastante particular y nos volvemos mucho más competitivos que en alguna otra instancia de una competencia. En aquel partido recuerdo que estaba lesionado y en la pelota que metí me tocó a mí, pero le pudo haber tocado a cualquier otro”, recordó en entrevista telefónica con Medio Tiempo.

Los recuerdos comenzaron a salir poco a poco y el sentimiento a expresarse. Pese a jugar Clásicos entre Boca Juniors y River Plate, Latorre tiene aquel encuentro del Invierno 99 como uno de los más gratos en su carrera y rememora la rivalidad como necesaria para el futbol actual.

”Tuve varios momentos lindos, pero ese partido queda guardado porque los jugadores saben que cuando te pones la camiseta de un club como Cruz Azul o América no se puede perder. Son grandes partidos para el futbolista, para el aficionado y tuvimos la fortuna de ser parte de esos encuentros y de vivirlos.

“La rivalidad es linda, especial para los aficionados, incluso para la prensa porque es bueno tener a alguien con quién discutir, con quién enfrentarse, a quien ganarle, esos enfrentamientos son los que hacen del futbol un deporte apasionante, pero esperemos que no se transforme en una rivalidad violenta”, expresó.

 

"SOÑABA CON RETIRARME COMO JUGADOR DE CRUZ AZUL"

El hoy analista de futbol manifestó su eterno agradecimiento a la afición cementera por el paso que tuvo por La Noria, y no tardó en expresar su frustración por no haber podido colgar los botines vistiendo la casaca celeste.

“Tengo eterno agradecimiento porque sé que Cruz Azul me dio más a mí de lo que yo le pude entregar como ganancia. Soñaba con retirarme en el Cruz Azul, tenía la sospecha que iba a terminar mi carrera ahí porque los primeros seis meses fueron un tiempo en el que sufrí mucho por las lesiones, no me adaptaba a la altura y por eso proyecté la idea de tener un mejor rendimiento, lamentablemente no fue así”, apuntó Latorre al tiempo que solicitó paciencia para la afición celeste por los 15 años que tiene sin conseguir un título y que él mismo vivió el comienzo de aquella pesadilla con la Final de ese mismo torneo.

“Un poco de paciencia es lo que pienso yo, y un poco de estabilidad que no se genera en el plantel, por lo menos en los extranjeros que llegan cuando los equipos se están formando y no se les da el tiempo debido de adaptación y después la presión se va acumulando en cuanto a que pasan los años y la afición carga un poco”, apuntó el argentino.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×