Monterrey 3–0 Municipal... El Campeón, a Cuartos de Concachampions

La frase que alguien dijo que México debe clasificar caminando en CONCACAF se cumplió por segunda ocasión en la presente Liga de Campeones. Rayados goleó 3-0 al Municipal, y con paso perfecto...
El equipo celebró el tanto del delantero Rayado.
 El equipo celebró el tanto del delantero Rayado.  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico, ante un lleno -
  • Golea La Pandilla a guatemaltecos y tiene boleto a Cuartos
  • Celebran regios con estadio lleno y alientan sueño del tricampeonato

Alguien dijo que México siempre debe clasificar caminando en CONCACAF, y el reto se cumplió nuevamente en la presente Liga de Campeones: Rayados goleó 3-0 al Municipal, y con paso perfecto amarró su boleto para defender su título en la etapa de Cuartos.

Sin aspavientos, y presumiento nuevos talentos de la cantera, el cuadro de Vucetich dio cátedra de supremacía ante unos limitados guatemaltecos, que eran remotamente la única amenaza en el grupo, para con marcador contundente firmar su paso perfecto en el certamen, cumpliendo el primer objetivo del semestre, evidentemente sin acelerar a fondo.

Poniendo un auténtico cuadro "B", Rayados tuvo para aplastar a un rival entregado, aunque voluntarioso, y el marcador pudo ser más escandaloso de no ser porque el portero Jaime Penedo sacó goles cantados que le dieron un poco más de vida al trajín en el campo.

Con el resultado Monterrey llegó a nueve unidades y +9 en su diferencia de goles, ya siendo inalcanzable por Municipal, que se quedó con seis y terminó su participación en el calendario. Tan notable la producción goleadora como el mantener la meta imbatible hasta el momento, y dejando claro que están por encima de los planteles de Centroamérica.

La última jornada del certamen pondrá a los regios visitando al Chorrillo de Panamá, en duelo de mero trámite. En octubre terminará la fase grupal, y los Cuartos de Final se jugarán hasta el 2013 con llaves aún por definirse.

Ante un pletórico Estadio Tecnológico, el Bicampeón de la confederación alentó el sueño de ir por el "tri", olvidando por un poco sus momentos irregulares en la Liga y las lesiones que lo cubren. La alineación no fue la estelar, pero sí la actitud por el juego, y fue cuestión de tiempo para que el inventado plantel tomara una ventaja que no soltaría más.

Fue apenas al minuto 12 cuando Darío Carreño armó una jugada como crack, recibiendo al hueco, recortando a dos defensas y después fusilando de zurda sobre la marcha para arrinconar el balón a primer poste, en el 1-0 que hizo explotar la grada, a reventar pese a ser martes. 

Parecía cuestión de tiempo para que llegara el segundo, pero fue entonces que apareció el concierto de Penedo, quien en al menos siete claras apagó el grito de gol ante las fusilatas de los artilleros albiazules.

En esa tarea fue clave la labor de Walter Ayoví, quien tomó un reflejo de sus mejores noches para orquestar a una nómina apuntalada con juveniles, que hizo ver mal al cuadro guatemalteco, esta vez de verde.

Una y otra vez los lances de Penedo aparecieron al grado de llevarse los aplausos de la afición, que dejó de verlo como rival para reconocerle sus maniobras que rayaron en lo circense.

Con el 1-0 concluyó el primer tiempo, y la tónica del segundo fue similar, siendo Jesús Corona un demonio en el frente rayado, desquiciando a todos los defensivos, menos al arquero que seguía en un juego aparte.

Luego de tapar además manos a manos con Carreño, Solís y Ayoví, Penedo cristalizaba la vida para su equipo, pero al 53’ Darvin Chávez centró con peligro desde la izquierda, y el guardameta salió raso a cortar el balón, pero con la mala fortuna de no tocarlo y dejarlo a donde su central Pablo Solórzano se enredó queriendo despejar para acabar anotando en su propia meta en el 2-0 que sentenciaba.

El segundo aire de la zaga visitante se esfumó con el gol, y luego de los ingresos de Reyna y Cardozo el peligro rayado fue casi constante, hasta que al 81’ fue Neri quien firmó en el área chica el 3-0, en un gran centro de De La Peña que serviría para dejarlo solo y para sólo empujar ante la fiesta total en la tribuna.

Para la anécdota quedará que el silbante central, José Pineda, no pudo terminar el partido por una lesión, y tuvo que entrar uno de sus asistentes para acabar de dirigir las acciones, dando por terminada la maniobra a los tres del alargue, en un triunfo albiazul que lo catapulta como el mejor de la Concachampions, listo para asumir el reto de ir por otro título en la Copa que le ha dado ya dos Mundiales de Clubes.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×