Hugo y La Volpe, 'endeudados' con sus equipos

Hugo Sánchez y Ricardo La Volpe volvieron este torneo al futbol mexicano con la ilusión de reivindicarse y la presión de responder a las expectativas que sus simples figuras generan.
Hugo Sánchez y Ricardo La Volpe volvieron este torneo al futbol mexicano con la ilusión de reivindicarse y la presión de responder a las expectativas que sus simples figuras generan.
 Hugo Sánchez y Ricardo La Volpe volvieron este torneo al futbol mexicano con la ilusión de reivindicarse y la presión de responder a las expectativas que sus simples figuras generan.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Ambos entrenadores vivieron sus últimos éxitos hace ya bastante tiempo

Hugo Sánchez y Ricardo La Volpe volvieron este torneo al futbol mexicano con la ilusión de reivindicarse y la presión de responder a las expectativas que sus simples figuras generan.   Sin embargo, ni el “Penta” como tampoco el “Bigotón” han estado a la altura de las ilusiones provocadas, pues tanto Pachuca como Atlante presumen a la irregularidad como principal bandera.   La gran diferencia es que mientras los Tuzos aceptaron la obligación de ser protagonistas porque Hugo llegó junto a un buen número de fichajes de renombre, los Potros pueden justificar su inminente ausencia en la Liguilla en el inicio de un proceso.   El entrenador mexicano había dirigido por última vez en la Liga mexicana en el Apertura 2006, cuando ocupaba el banquillo del Necaxa, que dejó para irse a la Selección Mexicana.   Sin embargo, con los Rayos estuvo apenas siete jornadas y no clasificó a la Liguilla. Esa ineficacia la continuó en el Tri, donde sólo duró 13 meses porque la eliminación en el Preolímpico hacia Beijing 2008 derramó el vaso del descontento por lo poco que ofrecía su Selección.   Tras dirigir al Almería, donde logró el objetivo de la salvación para posteriormente dejar malos resultados, volvió a México con el Pachuca, equipo al que tiene en el puesto 12 de la tabla gracias a 3 triunfos, 4 empates y 4 derrotas.   En esta campaña ha estado lejos de explotar el potencial de su equipo, donde el español Raúl Tamudo ni siquiera es titular, a pesar del gran cartel con que llegó a México, situación similar a la de refuerzos como Nery Castillo, Alberto Medina y Óscar Rojas.   A pesar de ello, la directiva hidalguense ha prometido paciencia, por lo que el “Penta” podría ir imaginando otro panorama para el Clausura 2013.   Ese torneo venidero también significaría el verdadero examen para Ricardo La Volpe y sus Potros. El argentino apenas llegó a México y advirtió que con el plantel actual, la directiva tendría que ser consciente que los resultados tardarían.   Primero porque los refuerzos extranjeros llegaron muy tarde y hoy ni siquiera son indispensables (Valdo y Christian Maidana) y luego porque él no fue quien los eligió.   Apenas la semana pasada, reiteró que el Atlante es un club formador y no comprador, razón por la cual la Liguilla no es una exigencia ni una obsesión.   Eso lo reflejan los números actuales del conjunto azulgrana, que este miércoles hilvanó cuatro derrotas consecutivas, las cuales contrastan con la racha de cinco partidos sin perder entre las Jornadas 3 y 7.   Durante ese lapso, el Atlante parecía enfilarse a la Liguilla, instancia en la cual La Volpe podría cumplir con las expectativas propias y ajenas, sobre todo luego de que en la Selección de Costa Rica y Banfield salió por la puerta de atrás.   Antes de esas experiencias extranjeras, el DT pampero también dejó saldos negativos en México, ya que en sus últimos tres torneos en México se fue de Monterrey (Apertura 2008) y Atlas (Clausura y Apertura 2009) sin clasificar a la Liguilla.   Por sus últimos antecedentes en la Liga azteca, sus fracasos en el exterior y toda la expectativa generada a su regreso, la deuda de ambos es grande y este torneo no se ve que la puedan saldar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×