Mario Carrillo, de cariño águila a odio auriazul

Si bien la mayoría de las voces universitarias rechazan que el timonel de los Pumas tenga tatuada la identidad azulcrema, sí tiene el legado de ser el último estratega en ser Campeón con América.
Ciudad de México -
  • Mario Carrillo, hoy DT de Pumas, fue el último en ganar un título con América
  • El estratega impuso récord de puntos y de invicto con el cuadro de Coapa

El título del Clausura 2005 es el motivo por el que Mario Carrillo simplemente no es aceptado ni completamente bienvenido en Ciudad Universitaria. Si bien la mayoría de las voces rechazan que el timonel de los Pumas tenga tatuada la identidad azulcrema, sí tiene el legado de ser el último estratega en ser Campeón con América.   Fue en el primer semestre del 2005 cuando Carrillo tomó las riendas de un equipo que se afianzó como uno de los mejores en torneos cortos y lo hizo para poner la décima estrella en la historia de las Águilas y en aquel momento ponerse, junto con Chivas, como los equipos más ganadores del futbol mexicano.   Con el título obtenido en aquella campaña y el récord de puntos impuesto un torneo después, el América de Carrillo terminó de tajo con la euforia auriazul que se vivía en esa época.   De pronto, el Bicampeonato de los Pumas entre el Clausura 2004 y el Apertura 2004 quedó en el olvido para dar paso a un nuevo título del acérrimo rival, quizá la peor forma en que podría haber terminado el histórico año conseguido por los universitarios bajo el mando de Hugo Sánchez.   Y es que la pesadilla no sólo incluyó ver al América Campeón con el que hoy es el estratega de los Pumas, sino que ese mismo equipo triunfó en las dos veces que visitó a Pumas en el Olímpico Universitario, por lo que el rencor se hizo aún más grande hacia Carrillo Zamudio, sentimiento que se ha reflejado en todos los partidos que ha dirigido en CU como estratega del equipo de la UNAM.   Con jugadores como Cuauhtémoc Blanco, Claudio "Piojo" López, Kléber Boas, Guillermo Ochoa y Pável Pardo, Carrillo llegó a 30 puntos en la Fase Regular del Clausura 2005 para meterse a la Liguilla como uno de los cuatro mejores equipos. En ese mismo torneo venció a los universitarios con marcador de 2-3 gracias a los goles de Óscar Rojas, Kléber y el "Piojo" López.   Ya en la Liguilla venció a Santos con el beneficio de la mejor ubicación en la Tabla General, luego echó a Cruz Azul con un global contundente de 6-2, y en la Gran Final destrozó a los Estudiantes Tecos para ceñirse con la corona del futbol mexicano.   Seis meses más tarde, el América llegaba como Campeón y su paso en las 17 fechas del Apertura 2005 así lo confirmaban. Las Águilas de Carrillo sumaron 38 unidades producto de tres derrotas, dos empates y 12 victorias que incluyeron un 1-2 sobre Pumas en CU con goles de "Chaco" Giménez y Cuauhtémoc Blanco. El americanismo vivía uno de sus grandes momentos.   El cuadro azulcrema llegó a la “Fiesta Grande” como líder general de la competencia, situación que a la postre haría más grande la debacle del entrenador.   América enfrentó a Tigres en los Cuartos de Final del Apertura 2005 como claro candidato a repetir lo hecho por Pumas un año antes y el contundente 1-3 con el que venció a los norteños en la ida de aquella serie lo hacía temible, pero en la vuelta todo cambió.   Una estrepitosa derrota de 1-4 con gol de último minuto incluido, sepultó cualquier aspiración azulcrema por conseguir el Bicampeonato del futbol mexicano, algo que la propia Directiva no soportó y dio por terminada la relación con Mario Carrillo, pero el legado americanista ya estaba escrito y hoy la afición auriazul no lo perdona.   Así es que mientras Carrillo le dio la última gran alegría a la afición del América, ahora provoca amargura y rencor entre buena parte de los aficionados de Pumas.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×