Necaxa 1-2 Dorados... Sinaloa, primer finalista de la Copa MX

Dorados se metió a la cancha del Estadio Victoria, aprovechó dos errores de los locales y obtuvo el primer boleto a la Final de la Copa MX tras derrotar a los Rayos del Necexa por dos goles a uno.
Estadio Victoria -
  • Un “oso” de Armando Navarrete le dio la oportunidad a Sinaloa de abrir el marcador
  • El juego fue sucio, con muchas faltas y con poco ingenio a la hora de atacar

Dorados se metió a la cancha del Estadio Victoria, aprovechó dos errores de los locales y obtuvo el primer boleto a la Final de la Copa MX tras derrotar a los Rayos del Necexa por dos goles a uno, en un juego poco lúcido, poco brillante, donde abundaron las patadas, los golpes y las tarjetas. El conjunto sinaloense apostó por un juego defensivo que al final, gracias a dos traspiés uno de Armando Navarrete y otro de la zaga rojiblanca, se pudo inclinar a su favor y así ser el primer finalista del torneo que regresó tras 15 años sin disputarse.   La actuación y los lugares que ocupan en la Tabla General del Ascenso MX, Necaxa primero y Dorados cuarto, hacían suponer que sería un partido de mejor calidad. Sin embargo, ambos conjuntos mostraron poco ingenio y poca claridad de la mitad de cancha hacia adelante, lo que provocó un juego sin muchas llegadas de peligro y de escasas emociones para la tribuna. Y aunque los locales intentaron proponer a la ofensiva y tuvieron las jugadas más claras de gol, no pudieron abrir al equipo sinaloense que se paró con orden en la cancha del Estadio Victoria buscando hacer daño por medio de ataques a velocidad con Daley Mena y Juan Hernández por las bandas. Necaxa mostró más ambición por buscar el resultado pero le faltó precisión en el último toque. Los primeros 45 minutos tuvo dos llegadas de peligro que no pudieron resolver los delanteros. En la primera Luis Olascoaya metió un tiro centro raso que no alcanzó a rematar Danny Santoya y en la segunda Ezequiel Orozco, tras dejar desparramados a tres jugadores de Dorados, metió un potente disparo que se fue apenas por arriba de la portería de Alfredo Frausto. Los mejores momentos para ambos cuadros se vivieron en la parte complementaria. Ambos derivados de un error previo de la defensa. Al minuto 50 Mario Osuna perdió una pelota en la salida con Santoya. El delantero colombiano tomó la pelota, se enfiló al área, recortó a un defensa y cuando disparó el portero visitante ya le había achicado el espacio para taparle el tiro y reventar la pelota. Dorados, que prácticamente no habían llegado con peligro a la portería de Armando Navarrete en todo el partido, tuvo la oportunidad de abrir el marcador al minuto 68. Tras un error de la defensa, Juan Hernández recuperó la pelota dentro del área, centró para Gustavo Ramírez que no pudo hacer u buen control y cuando  por fin se pudo acomodar, la defensa rojiblanca llegó para taparle el tiro y alejar el peligro. Tras las dos llegadas, el partido se trabó en la media cancha. Empezó a pararse continuamente por faltas y no hubo un equipo dominante en la cancha. La pelota cambiaba de bando constantemente y el juego se ensució. Tuvo que venir otro error, esta vez del portero necaxista Armando Navarrete, para que el marcador en el Victoria se abriera. El portero no pudo controlar con las manos una pelota en el área grande y Gustavo Ramírez atento a la jugada le robó el esférico y sin pensarlos dos veces sacó un disparo cruzado para poner el 0-1 en la pizarra. Pero los rayos reaccionarían inmediatamente. Cinco minutos después, con un Necaxa tirado al frente, Marvin de la Cruz metió un centro a segundo poste donde llegó Víctor Lojero para rematar el balón de "palomita" y empatar el marcador al minuto 80.   Los locales tenían el momento anímico y desplegaban mejor futbol ante un Dorados que ya se defendía con cinco y hasta seis jugadores. Pero al minuto 83 un descuido de la defensa en un centro de Javier Güemez le permitió al cuadro sinaloense adelantarse otra vez en el marcador por conducto nuevamente de Gustavo Ramírez. Necaxa ya no tuvo poder de reacción, todos sus embates se estrellaron en el equipo sinaloense que terminó metido atrás. Ahora Dorados está a la espera del otro finalista. Si gana Toros Neza la Final será en el Estadio Banorte de Sinaloa, y si gana Correcaminos, el juego se llevará a cavo en el Marte R. Gómez de Ciudad Victoria.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×