A un año del título, los Tigres recuerdan la hazaña

Pasaron 29 años y medio para que Tigres le diera a su afición la alegría de un nuevo campeonato, ya que desde la Temporada 1981-1982 que venció al Atlante en penales, no lograba alzarse con el...
 Pasaron 29 años y medio para que Tigres le diera a su afición la alegría de un nuevo campeonato, ya que desde la Temporada 1981-1982 que venció al Atlante en penales, no lograba alzarse con el trofeo de Liga de la Primera División.  (Foto: Notimex)
Monterrey, Nuevo León -
  • Carlos Miloc le ha dado dos títulos a Tigres, Ricardo Ferretti uno, siendo el más reciente
  • Los jugadores no desean que vuelva a darse otra racha tan larga para ser campeón

Pasaron 29 años y medio para que Tigres le diera a su afición la alegría de un nuevo campeonato, ya que desde la Temporada 1981-1982 que venció al Atlante en penales, no lograba alzarse con el trofeo de Liga de la Primera División.

Fue el 11 de diciembre del 2011 que los auriazules se coronaron en el Estadio Universitario, un domingo frío por la baja temperatura, pero ardiente por la gran  fiesta en "El Volcán", donde la hinchada cantaba a una sola voz "vamos Tigres, te quiero ver campeón otra vez".

Este martes se cumple un año de aquel momento inolvidable para Tigres, los jugadores y técnico protagonistas de esa Final del torneo Apertura 2011, y es por eso que buscarán repetir la hazaña y no dejar que vuelva a darse una larga sequía.

"Vamos a buscar otro campeonato, ése ya quedó en el pasado", aseguró el Capitán, Lucas Lobos.

"Se rompió un molde, la gente nunca perdió la esperanza durante 29 años, el 11 de diciembre del 2011 va a quedar marcado para siempre"

No fue fácil para la UANL romper ese ayuno de títulos, en el 2001 y 2003 estuvieron muy cerca de hacerlo, pero perdieron las finales ante Pachuca; en el Apertura 2011 todo fue diferente, volvieron a encontrarse con Tuzos, pero en esa ocasión en Cuartos y cobraron venganza, eliminándolos con global de 4-0.

En Semifinal, con 1-0 global echaron a Gallos Blancos, con lo cual se instalaron en la Gran Final ante Santos Laguna.   La ida se jugó en el TSM el 8 de diciembre, Tigres madrugó en su primera jugada ofensiva, abrió el marcador al minuto siete, cuando Héctor Mancilla envió pase a Damián Álvarez, quien fusiló a Oswaldo Sánchez con el único gol de ese partido.

Para la vuelta el 11 de diciembre, el escenario fue "El Volcán", donde nunca antes se habían coronado; Tigres tenía la ventaja en el global, pero pronto al 17’ pudo amarrar el título o al menos tener mayor tranquilidad, puesto que se marcó un penal a favor.

Sin embargo, el ídolo de la afición felina, Lucas Lobos, falló la pena máxima, tiró muy suave y el arquero Miguel Becerra que cubrió al expulsado Oswaldo Sánchez, se quedó con el esférico. Más tarde, al 30’ parecía escaparse el sueño para Tigres, cuando Oribe Peralta empató el global 1-1.

"Después del penal me sentí mal, luego hubo un descuido y nos hacen el gol, ahí me sentía mucho peor, la gente es increíble, a pesar de que había errado y que íbamos perdiendo, ellos siguieron alentando", recordó Lobos.

La fortuna les sonrió en la parte complementaria, Héctor Mancilla al 52’ de cabeza hizo el 1-1 del partido (2-1 global); aún así nada era seguro para los felinos, hasta que Danilinho se apuntó un golazo al minuto 63; al 69’, se fueron expulsados Felipe Baloy de los laguneros e Israel Jiménez de los felinos.

El encuentro cada vez estaba más cerca de finalizar, pero antes de esto, Alan Pulido al 87’ selló el triunfo 3-1 de este duelo y 4-1 global.

"Estábamos abajo en el marcador y le pudimos dar la vuelta, a la gente le decimos que agradecemos que siempre nos ha apoyado, que siempre ha estado con nosotros y decirles que vamos por más", subrayó el arquero Enrique Palos.

Con este título, elementos como Lobos, Mancilla, Danilinho, Palos, Damián Álvarez, entre otros, dejan su nombre grabado en la historia del club, dejando en el pasado las leyendas de Osvaldo Batocletti, Tomás Boy, Barbadillo y más felinos que dieron la alegría a la hinchada de ser campeón.

Es así que Damián resume lo que significó aquella noche: "se rompió un molde, la gente nunca perdió la esperanza durante 29 años, el 11 de diciembre del 2011 va a quedar marcado para siempre", dijo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×