Colocan mantas en desacuerdo por llegada de Bravo al Atlas

Dos jóvenes, uno que se identificó como Roberto, se apostaron a las afueras del club Atlas Colomos y colocaron tres mantas, todas con consignas de desacuerdo por la llegada de Omar Bravo al equipo...
Dos jóvenes, uno que se identificó como Roberto, se apostaron a las afueras del club Atlas Colomos y colocaron tres mantas, todas con consignas de desacuerdo por la llegada de Omar Bravo al equipo rojinegro.
 Dos jóvenes, uno que se identificó como Roberto, se apostaron a las afueras del club Atlas Colomos y colocaron tres mantas, todas con consignas de desacuerdo por la llegada de Omar Bravo al equipo rojinegro.  (Foto: Raymundo González, )
Guadalajara, Jalisco, México -
  • Uno de los jóvenes dijo que no reconocen al jugador como rojinegro

Dos jóvenes, uno que se identificó como Roberto, se apostaron a las afueras del club Atlas Colomos y colocaron tres mantas, todas con consignas de desacuerdo por la llegada de Omar Bravo al equipo rojinegro.   Pero una de las pancartas colocadas tenía letras amenazadoras, que decían que si el equipo descendía, “ustedes se van al panteón”, refiriéndose a los Directivos.   "Llega al equipo y dice que hará lo posible, no se me hace justo, es como traicionar lo que está hablando y pues nosotros sí venimos a hacer estas represalias" “Ver a un jugador que nos humilló, que habló mal de nosotros (afición de Atlas), que incluso llegó a insultarnos con los símbolos contrarios de la porra, que son  las Chivas, ahora, llega al equipo y dice que hará lo posible, no se me hace justo, es como traicionar lo que está hablando y pues nosotros sí venimos a hacer estas represalias, para decirle que no es un personaje rojinegro, y ahorita está aquí por su negocio”, dijo Roberto.   Las mantas que fueron colocadas a las afueras de las institución rojinegra no fueron quitadas por el personal de seguridad del club, pero observaron detalladamente cada movimiento que hicieron los dos jóvenes, donde solamente uno de ellos, dio la cara y expresó públicamente su sentir.   Mientras en la calle eso sucedía, Omar Bravo se puso la ropa de entrenamiento y el recibimiento en el campo no fue el que normalmente se acostumbra a darse a un jugador, todo se percibió tenso y frío.

No te pierdas