Recibe nuestro newsletter
 

Querétaro-Atlas y el costo del descenso

Querétaro-Atlas y el costo del descenso (Video: Jorge Bustos)

Raymundo González | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)
Guadalajara, Jalisco, México, miércoles 20 de Febrero del 2013

  • Una franquicia al descender puede pasar de valer 20 millones de dólares a no más de 3 millones
Perder la categoría en Primera División no solamente es un golpe deportivo para cualquier club, sino que también su economía vive un colapso con tintes dramáticos, ya que una franquicia puede pasar de tener un valor de 20 millones de dólares a no más de 3 millones.
 
En esa pelea se encuentran actualmente Querétaro y Atlas, quienes se enfrentarán el sábado en el Estadio La Corregidora, y que en estos momentos son las instituciones metidas en los dos últimos lugares de la tabla porcentual, con una ventaja de nueve puntos a favor de los Rojinegros a falta de 10 fechas por disputarse.
 
Atlas y Gallos Blancos se encuentran en esa batalla para tratar de cuidar todos esos beneficios económicos que representa estar en el Máximo Circuito, y que perderá aquel que se vaya a la Liga de Ascenso.
 
No solamente la franquicia pierde un valor, también se presenta un déficit en la cuestión de mercadotecnia, publicidad y derechos de televisión. Dependiendo el club y los ratings que maneje, es la cantidad que las empresas televisivas pagan por los derechos de transmisión de los juegos, y en el caso de estas instituciones las cifras oscilan entre 1 millón 900 mil dólares y los 3 millones.
 
Sin embargo, al descender los clubes apenas perciben el 10 por ciento de lo que percibían cuando estaban en Primera División, es decir, si recibían máximo 2 millones de dólares, el estar en la Liga de Ascenso sólo cobran entre 190 y 200 mil dólares por un contrato de dos años.
 
En las cuestiones de publicidad también pasa lo mismo, toda cantidad que los empresas privadas pagan por anunciarse también se reduce al 10 por ciento de las cantidades que se manejan en Primera División.
 
Ante tal impacto económico, cuando un equipo desciende, a muchos les cuesta rearmarse, y más a los equipos que no tienen un respaldo de una empresa o promotora grande, por ello han existido clubes que tardan muchos años en regresar al Máximo Circuito, otros no pueden volver y algunos más pueden desaparecer o venden su franquicia al mejor postor.
 
En estos momentos Atlas y Querétaro se juegan no solamente el impacto deportivo, sino sus respectivos futuros financieros que se pondrán en números rojos al momento de que se concrete el descenso para alguno de ellos.

[MEDIOTIEMPO]

Comentarios