La primera estrella: A 27 años del primer título rayado

La noche del 1 de marzo de 1986 el grito de "Uno, uno, uno", invadía la Sultana del Norte al compás de la canción 'Live is Life' del grupo austriaco Opus; la afición más añeja de la ciudad...
PRIMERA ESTRELLA RAYADA.mov
Monterrey, Nuevo León, México -
  • Se cumplen 27 años de la primera conquista albiazul en la Liga
  • Francisco Avilán y Mario Souza Mota 'Bahía', recordaron el primer título obtenido por el Monterrey
  • Gran parte de los integrantes del equipo campeón, eran surgidos de las Fuerzas Básicas albiazules

 La noche del 1 de marzo de 1986, el grito de "Uno, uno, uno", invadía la Sultana del Norte, mientras la canción 'Live is Life' del grupo austriaco Opus sonaba en cada rincón de la ciudad; la afición más añeja de la ciudad desataba su júbilo contenido por cuatro décadas para beber y embriagarse de una Copa, viendo a su equipo dar la vuelta olímpica como monarca de México.   Tras sufrir varias decepciones en las Liguillas de la década anterior en la que arbitrajes polémicos les privaron de alcanzar la gloria, esa noche por fin el Monterrey pudo erigirse como el Campeón del futbol mexicano, para bordar la primera estrella en su escudo.   En ese año, y debido a que México organizaba el Mundial de FIFA, la Liga se jugó con formato de una sola vuelta, algo parecido a los torneos cortos de la actualidad. Y para que el campeonato no se quedara sin Seleccionados, las fechas se adelantaron para terminar lo antes posible, y darle respaldo al Tricolor, que fungía como anfitrión en la justoa mundialista.   Han transcurrido 27 años desde aquella épica hazaña, en la que un grupo de jóvenes jugadores surgidos de las fuerzas básicas albiazules, reforzados por extranjeros de calidad y guiados por un técnico de casa, pero con una preparación ardua y de capacidad comprobada, pasaron a la historia al brindarle a la Pandilla su primer título frente a un aguerrido Tampico Madero de Carlos Reinoso.   "Ellos (los jugadores) hicieron un excelente grupo, creo que el mayor éxito radicó en lo que el grupo supo fomentar y después en la cancha llevarlo a la práctica.   "Había líderes o lo que alguien le llama 'entrenadores en la cancha', por ejemplo un entrenador de la defensiva y que era el líder, era Pedro Campa; en la media cancha tenías a Reinaldo (Güeldini), a Tadei y al 'Jalapa' (Ortega), que eran los que tenían más y adelante estaba la creatividad de Bahía y del 'Abuelo' (Cruz), que nos dieron muchas satisfacciones", recuerda Francisco Avilán, quien fue el entrenador que guió a esa talentosa camada de futbolistas que formaron el equipo. "Había líderes o lo que alguien le llama 'entrenadores en la cancha', por ejemplo un entrenador de la defensiva y que era el líder, era Pedro Campa; en la media cancha tenías a Reinaldo (Güeldini)" Una de las mayores virtudes de aquel equipo campeón de los albiazules, era que la mayor parte de sus integrantes eran surgidos de las Fuerzas Básicas, entre los que destacaron Francisco Javier 'el Abuelo' Cruz, quien también fue campeón de goleo en ese torneo, Misael Espinoza, Guillermo Muñoz, Héctor Becerra, Antonio 'la Moca' González, entre varios más, quienes estaban bien respaldados por extranjeros de calidad que marcaban diferencia en el plantel. Recién capacitado en Belgrado por recomendación de Bora Milutinovic y apoyado económicamente por directivos e impulsores del futbol en la Sultana del Norte, Avilán aplicó lo aprendido en Rayados y revolucionó la manera en que jugaban los albiazules, hasta llegar a la final frente a la Jaiba, cayendo 2-1 en la Ida en Tampico, para venir a definir al Tec el título, ante la afición regiomontana.  "Regresamos aquí (a Monterrey) y la gente nos empieza a arropar, nos empieza a dar esa motivación, saber que estás a un pasito de pasar a la historia y eso creo que es lo que te impulsa a poder conseguirlo. "A Bahía ya lo habían golpeado y traía sangre en la cara, entonces volteo a la banca y le digo a Misael (Espinoza) vente, y se pone a calentar; en eso veo que le tiran la pelota a Bahía, se mete (al área) y le hacen el penal, en ese momento le digo a Misael 'siéntate', ya me dio tranquilidad de que teníamos el partido y nos íbamos al alargue", recordó el ex entrenador, luego de que Reinaldo Güeldini hiciera válido el penal para emparejar 2-2 el global. Mario de Souza Mota, mejor conocido por la hinchada como 'Bahía', también atesora invaluables recuerdos de aquella final contra Tampico, pues literalmente le costó sudor y sangre el campeonato, tras sufrir una agresión de Francisco Sánchez, que le obligó a jugar parte del encuentro con el tabique nasal fracturado.  "Fue una bronca de cuando lastiman al 'Wama' Contreras, salí para checar que había pasado con 'Wama' y en eso Paco Sánchez estaba tirando trancazos con el 'Abuelo' Cruz, después con el 'Jalapa' y ya cuando estoy cerca del área, viene por atrás y me pone un trancazo en la nariz y me fracturó, le dije al doctor que cambio, pero ya no había cambios y tuve que seguir jugando", mencionó el brasileño. Cuando el técnico Francisco Avilán estaba a punto de sacar a Bahía del juego para poner en su lugar a Misael Espinosa, el amazónico provocó el penal que hizo válido Renaldo Güeldini, para emparejar 2-2 el global y mandar la Final a tiempos extras, en donde la Pandilla logró marcar por medio de Francisco Javier Cruz, el tanto que le dio su primer título al Monterrey. "En el momento Güeldini andaba también un poco nervioso, cuando tiraba penales él nunca tiraba al centro, siempre tiraba del lado del portero y la pelota pasa entre las piernas de Pineda y muy apenas rebasó la línea, fue muy sufrido ese penal de Güeldini, pero después tuvimos toda la confianza de meter uno más para ganar el partido", narró el ex atacante.  -¿Qué representa para ti formar parte de ese primer equipo campeón de Rayados?- "Muy importante porque cuando llegué a Monterrey llegué como un jugador desconocido, llegué por la puerta de atrás, llegué como un jugador sin nombre de un equipo chico de Brasil. Tuve que trabajar mucho para conseguirme un lugar en el equipo y hacerme de un nombre, y logré ser titular muchos años en Monterrey", dijo el sudamericano que se quedó a radicar en la Sultana del Norte.  "Siempre va a haber excusas... me dicen: 'no tuvo valor (el título) porque no jugaron contra Tigres', pues si Tigres estaba en el otro grupo y no pasó, no fue mi culpa que no haya pasado" Aunque muchas personas minimizan el campeonato obtenido por los Rayados en 1986, Avilán opinó que el formato actual del torneo mexicano, es como se dio hace 27 años, con la única diferencia que se dividieron los equipos en dos grupos. "Siempre va a haber excusas y máximo cuando hay gente que a mi forma de ver son depredadores del futbol, esta gente que trata de demeritar. El modelo, el esquema que se hace actualmente (en torneos cortos), es el mismo en cantidad de partidos, nada más que había dos grupos y me dicen: 'no tuvo valor (el título) porque no jugaron contra Tigres', pues si Tigres estaba en el otro grupo y no pasó, no fue mi culpa que no haya pasado. "Cuando ustedes vean en el escalafón de FIFA, va a decir: 'Monterrey campeón 1986 y dice Francisco Avilán (DT)', no dice ni cuántos partidos, ni cómo era, ni nada. Un torneo anterior que fue el Prode (1985), fueron ocho partidos si no mal recuerdo, fue campeón América y al América nunca se ha cuestionado", puntualizó.  Al final del encuentro, el júbilo se desató en el Tec, en el vestidor albiazul y en toda la ciudad, donde por primera vez la afición de un equipo de la localidad tomó por asalto la Macroplaza para festejar un campeonato de futbol, que se llenó por completo, luciendo sus calles aledañas como verdaderos ríos de gente.  "Se terminó el partido y la gente estaba bien contenta, el apoyo fue fundamental, cuando nosotros nos fuimos al restaurant la gente nos felicitaba, unos lloraban, fue bien bonito ese festejo", finalizó el ex ídolo de los albiazules.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×