Morelia 1-1 América... Las Águilas perdonaron

El equilibrio no es una de las virtudes en los equipos de Miguel Herrera, y los últimos resultados son prueba fehaciente de ello.
morvsamec2013.mov
Estadio Morelos, Morelia, Michoacán, México -
  • Monarcas se quedó con diez elementos en el primer lapso, tras la expulsión de Vilar
  • América desperdició la oportunidad de amanecer como superlíder

El equilibrio no es una de las virtudes en los equipos de Miguel Herrera, y los últimos resultados son prueba fehaciente de ello.

Hace una semana, en el Estadio Azteca, las Águilas vapulearon a un descompuesto Cruz Azul, lo golearon con un humillante 3-0, pero este viernes, en Morelia, los del “Piojo” perdonaron a Monarcas Morelia, que se quedó con diez elementos en la primera mitad, y no encontró la llave para liquidar el encuentro.

El empate a un gol resultó un buen negocio para el equipo de Carlos Bustos, que arrancó como “caballo de hacienda” y terminaron pidiendo la hora, en un encuentro donde vinieron de más a menos.

Las Águilas desperdiciaron la oportunidad de amanecer este sábado como superlíderes absolutos, a falta de que Tigres y Atlas jueguen sus respectivos encuentros, pero fue una ocasión de oro que dejaron ir, como tantas que no convirtieron frente al arco michoacano.

La primera parte finalizó con división de opiniones. En el inicio del encuentro, Monarcas fue un vendaval, pero con el paso de los minutos, se relajó, y al final se salvó de que América le diera vuelta a la ventaja que tomó muy temprano en el partido.

A Monarcas le bastaron 55 segundos para ponerse adelante en el marcador. Jefferson Montero le ganó la posesión de la pelota a Adrián Aldrete, en la raya de fondo por derecha; metió un gran centro a segundo poste que el chileno Héctor Raúl Mancilla convirtió en remate sólido de cabeza, que Moisés Muñoz no pudo detener.

De esta forma, Mancilla marcó su doceavo gol en su carrera en el futbol mexicano al cuadro americanista.

Al 21’, en el cobro de un tiro de esquina por derecha, Christian Benítez remató de cabeza y la pelota se impactó en el poste izquierdo de Federico Vilar. Hasta entonces llegó la reacción del visitante, que anteriormente, ya se había visto en predicamento, con al menos tres ocasiones claras de los michoacanos frente al arco de Muñoz.

Monarcas se relajó con la ventaja y América insistió. Hasta poco antes de cumplirse la media hora, logró emparejar los cartones.

La defensa michoacana se quedó colgada en el intento de buscar el fuera de lugar, tras el cobro de una falta de Osvaldo Martínez. Christian Benítez quedó habilitado y solamente recibió con el pecho, se acomodó y tocó sobre la salida de Federico Vilar para convertir el tanto del empate. Este fue el séptimo del “Chucho”, quedando a uno de distancia del líder de goleo, Emmanuel Villa.

Al 34’ Paul Delgadillo cobró un claro penal de Federico Vilar sobre Raúl Alonso Jiménez. El delantero canterano recibió la pelota y gambeteó al arquero argentino, que estiró la pierna y derribó al Campeón Olímpico. El árbitro tapatío no dudó un instante, señaló el punto penal y determinó expulsar al portero argentino. Carlos Felipe Rodríguez fue el encargado de ingresar en lugar del sudamericano, quien cortó así su racha de 188 partidos consecutivos sin dejar de atajar.

Jefferson Montero fue el sacrificado, en su lugar ingresó el arquero suplente Carlos Felipe Rodríguez, que buscó atajar el penal.

El ánimo derrotista se apoderó de cada aficionado monarca, pero el alma les volvió al cuerpo cuando el paraguayo Osvaldo Martínez estrelló la pelota en el larguero, tras un potente disparo de derecha, al 35’.

Los primeros 25 minutos de la segunda mitad fueron de absoluto dominio americanista. Sin embargo, la superioridad numérica no se logró reflejar en el marcador, pues el cuadro visitante no pudo capitalizar una de las ocasiones generadas en el arco de Carlos Felipe Rodríguez, de buena actuación.

Miguel Herrera se desgañitó desde su banca, y no le alcanzó con mandar al campo a las alternativas que tuvo. Narciso Mina, Rubens Sambueza y en menos medida Antonio López, no aportaron lo suficiente para que las Águilas empujaran la pelota al fondo, reflejando la ineficacia del ataque americanista en este encuentro.

Quedó claro que, al menos por este encuentro, los problemas ofensivos de Miguel Herrera no se solucionan tan fácil como significaría llevar un traje a la tintorería.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×