Es afición de Seattle un espejo para Tigres

La afición de los Sounders se ha destapado como un fenómeno en el futbol, y un ejemplo para la MLS. Cuenta con el mejor promedio de asistencia de la Liga, y buscará hacerse sentir en casa en el...
La afición de los Sounders se ha destapado como un fenómeno en el futbol, y un ejemplo para la MLS. Cuenta con el mejor promedio de asistencia de la Liga, y buscará hacerse sentir en casa en el duelo entre Seattle y los Tigres.
 La afición de los Sounders se ha destapado como un fenómeno en el futbol, y un ejemplo para la MLS. Cuenta con el mejor promedio de asistencia de la Liga, y buscará hacerse sentir en casa en el duelo entre Seattle y los Tigres.
Redacción -
  • Visitan los felinos la plaza con mejor promedio de asistencia de la MLS
  • Seguidores de los Sounders llenan su estadio cada partido de Liga

Es día de partido en la ciudad de Seattle, Washington, y el efecto salta a la vista. Por toda el área metropolitana, que es la más importante del noroeste de Estados Unidos, brotan playeras con el color verde limón, con el nombre de los Sounders en el pecho. La ciudad es la cuna de la famosa firma de cafeterías Starbucks, que abundan en cada esquina. Pero a la par de la macro cadena cafetera, o hasta de su símbolo decano, la Aguja Espacial, existe un distintivo que empieza a darle auge a Seattle a nivel nacional. La afición de los Sounders se ha destapado como un fenómeno en el futbol, y un ejemplo para la MLS. Si juega el equipo, nadie se queda ajeno al hecho. Y si se está cerca de la Avenida Occidental, la pasión por el plantel se siente aún más. Horas antes del juego, miles de seguidores se reúnen sobre esta vía, a unas 10 calles del estadio, para realizar el rito que se conoce como la procesión al triunfo, la 'March to match', (marcha al partido en español), donde forman un río de color verde a su paso, alentando con cánticos al estilo británico, pero con el toque de casa. En la procesión hay de todo. Imperan los varones jóvenes, pero también se aprecian muchos adultos mayores, mujeres, niños, casi todos de origen anglosajón. Es una auténtica familia. Una imagen distante de la clásica estampa de las barras de México y Latinoamérica, que casi no admiten diversidad. Este día, Tigres intentará consumar su pase a las Semifinales de la Concacaf Liga de Campeones ante el cuadro estadunidense, y se meterá a un cancha donde seguro le harán sentir que es visitante.  La ventaja de 1-0 en la Ida pone a los auriazules a un paso del objetivo, pero lograrlo no será en lo sumo sencillo, ya que tendrá enfrente a la mejor y más apoyadora afición de los Estados Unidos, y que brilla cuando llena el Qwest Field Stadium, la casa compartida con los Halcones Marinos  de la NFL. Y es que desde que la MLS decidió incorporar a Seattle como una de sus plazas, encontró una mina de oro que no termina de explotar. La plaza del estado de Washington está convertida en la capital de las innovaciones para las aficiones, y por mucho la que tiene el mejor promedio de asistencia de la Liga. Es el único escenario que presume llenos en cada juego del calendario, y que ronda los 40 mil seguidores por cotejo. Lo que es de sorprender es cómo ha germinado una afición que envidiarían muchas plazas de México y Sudamérica, en un país donde no termina por florecer la tradición futbolera. Y esos 40 mil fieles se mantienen incluso en tiempos donde existen partidos de los Halcones, y hasta de los Marineros de Seattle, el equipo de la Liga Americana de Beisbol. La competencia beisbolera aparece nada menos que cruzando la calle, ya que el Safeco Field, casa de los peloteros, se divide del Qwest Field sólo por una calle, el andén Royal Brougham. Pero llenar el inmueble es sólo la primera tarea para los seguidores de los Sounders, ya que el apoyo además de visual, es auditivo, como un tributo a la raíz de su nombre. Rueda el balón, y los cánticos no paran hasta que termina el partido. Y si el triunfo se queda en casa, la música se extiende aún más. Cuenta la anécdota que en el 2009, cuando el equipo debutaba en la MLS, los comisionados de la Liga tuvieron que intervenir para inspeccionar el estadio. Se creía que existían micrófonos ocultos apuntando a la tribuna, para hacer que el peso de los coros repercutiera más en el campo, y por ende, en el cuadro visitante. Pero luego de una larga revisión, la MLS tuvo que reconocer su error. La acústica del estadio resultó un cómplice perfecto para los cantos de la gente, que se hace valer auténticamente como el jugador número 12. Esta noche, la afición de Tigres, una de las más apoyadoras de México, puede verse en un espejo. Desde Seattle, la esquina norponiente de Estados Unidos, le llega la respuesta de una afición afín, que en sólo cinco años de historia, y en un entorno poco común para darse, se ha erigido como símbolo de apoyo a un equipo de futbol.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×