Recibe nuestro newsletter
 

A 53 años del ascenso de Rayados a Primera División

Ángel Lama fue parte primordial del ascenso de Rayados (Video: Ricardo Leal)

Sahid Hernández Rosete | MEDIOTIEMPO
Monterrey, Nuevo León, miércoles 20 de Marzo del 2013

  • Ángel Lama narra la experiencia que vivió en el segundo y último ascenso del Monterrey
  • Los albiazules vencieron 3-0 al Orizaba en el Tec para consumar el anhelado regreso
En los días en que el beisbol era el amo y señor de las noticias, titulares y acaparaba por completo a la afición regiomontana, un puñado de hombres continuaba luchando y no cesaba en su intento por otorgarle a la gente de la Sultana del Norte, la posibilidad de tener un equipo de futbol en la Primera División.

Después del descenso del equipo en la temporada 56-57, la directiva que encabezaba Lorenzo Garza Sepúlveda, además de Leopoldo Urdiales y varios empresarios más, el Monterrey luchaba por abrirse paso en la Segunda División hacia la Primera, hasta que el 20 de marzo de 1960, se consumó el anhelado campeonato y los Rayados regresaron a la élite entre los grandes, como lo recuerda Ángel Lama, quien narró para Medio Tiempo, cómo se fue conformando el equipo albiazul que regresó a la Primera División y que desde entonces se ha mantenido por 53 años ininterrumpidos en la categoría de honor.

"En la temporada 59-60 era casi el mismo equipo de los dos años anteriores, así que ya nos conocíamos, éramos casi los mismos los que jugamos toda la temporada, porque también muy pocos nos lastimábamos, por eso seguíamos con el mismo cuadro, no como ahora", recuerda.

Dos temporadas antes se habían quedado a un paso de la gloria en el segundo lugar, primero en la 57-58, fue Celaya quien ascendió; un año después en la 58-59, Tampico se consagró campeón y Rayados de nuevo en la orilla, por lo que para la campaña 59-60 no existía otra meta mas que el título, prácticamente ya una obligación.

"Se junto un equipo en el que todos teníamos el mismo pensamiento que era el quedar campeón, porque ya teníamos el detalle de haber quedado en segundo lugar y segundo lugar y más porque el cuadro bajo era el mismo en los tres torneos, hubo sólo dos o tres cambios en la delantera, así que teníamos que campeonar", asintió 'el Capi'.

A lo largo del torneo, el Monterrey y Ciudad Madero pelearon palmo a palmo su derecho al ascenso, hasta que en la penúltima jornada del certamen, la balanza se inclinó hacia los del Cerro de la Silla, dirigidos por Diego Mercado, quienes fueron de visita a la vecina Ciudad Victoria, mientras que Ciudad Madero caía en el Distrito Federal.

"En el penúltimo partido lo jugamos contra Ciudad Victoria en Ciudad Victoria, llevábamos un par de puntos arriba o algo así y ese partido era muy importante porque Ciudad Victoria tenía un buen equipo. Llegamos al hotel a concentrarnos el sábado y los de Ciudad Victoria tenían motos y escándolo para no dejarnos dormir, pero afortunadamente se jugó bien y ganamos 3-0 en Ciudad Victoria y el Cd. Madero perdió en México, tuvimos una diferencia de tres puntos y el último partido aquí aunque perdiéramos con Orizaba éramos campeones", menciona el ex jugador de origen capitalino.

La última jornada del torneo se disputaba en casa, el Monterrey tenía en la bolsa el anhelo regreso a la Primera División, pero la directiva, el técnico y los jugadores, sabían de la obligación que tenían ante su gente y en el Estadio Tecnológico, deseaban una fiesta completa y dar la vuelta olímpica ese 20 de marzo de 1960.

"Era nuestra cancha y cómo íbamos a dejarnos ganar, ya era el último juego y ya salió uno más tranquilo, se jugó bien y se ganó bien, ya no teníamos esa presión", explicó Lama referente al partido en que vencieron al Orizaba 3-0 en el Tec, con anotaciones de Julián Briseño, Dante Juárez y Eugenio Almirón, para sellar el regreso a Primera.

¿Qué recuerda de ese día?

"No había tanta afición como ahora, pero en ese juego sí había un poco más de gente, había partidos de 500, mil personas o dos mil cuando mucho, porque los juegos eran los domingos a las cuatro o cinco de la tarde y con el calorón pues quién iba a ir, pero a ese juego fue más gente.

"Teníamos que rematar bien el campeonato, aunque ya habíamos quedado campeones, rematarlo aquí en nuestra cancha, en la ciudad, había que hacerlo y nos salió", platica don Ángel mientras su mirada refleja una gran nostalgia, "de la tribuna de sol sí se metió gente (a festejar) y aquellos que hicieron historia como 'la Chuta' Medina, había que quitarse (el sombrero) cuando había que decir algo de él, fue el primer regiomontano que quedó campeón dos veces, en la temporada 55-56 (para acender), bajó con el equipo en la 56-57 y volvió a subir en la 59-60", agrega uno de los protagonistas de aquél regreso a Primera División.

Fue tal el júbilo y la pasión que comenzó a generar entre los regios el ascenso de Rayados y la manera de entregarse de sus jugadores en la cancha, que el equipo comenzó a quitarle adeptos al Rey de los Deportes que predominaba en Monterrey en aquella época y el mismo suegro de Ángel Lama, fue un claro ejemplo de ello, pues de ser fiel seguidor de los Sultanes, se convirtió en el líder de la porra del nuevo equipo regiomontano.

"Mi suegro me decía: 'cómo te vas a casar si eres futbolista'; él era beisbolista y ahí por la casa de mis suegros vivía un beisbolista, iban 'Zungo' Carrera, iba Héctor Espino y siempre ponía el radio en el beisbol y con el tiempo él fue el jefe de la porra (de Rayados) mi suegro, Isidro de la Cruz, junto con el 'Chino' Medina, llevaba los camiones a donde íbamos y en la Primera División no se diga, que más que el cambio ése, se hizo aficionado de hueso colorado del futbol", dice con orgullo y sonrisas el ex jugador.

Esa fue la semilla que hace 53 años Ángel Lama, junto con otros legendarios como Uzal, Gama, Almirón, 'Chiras' Prieto, 'Gato' Cuenca, 'Morocho' Juárez, Thompson y Téllez entre varios más, le dieron el regreso a Rayados a Primera División y 'el Capi'no pudo tener un mejor festejo que celebrarlo con su boda siete meses después y ya como todo un jugador del Máximo Circuito, con la satisfacción de haber cumplido con su misión.

"Le di todo (a Monterrey) y también la ciudad me dio todo, como mi mujer, una mujer hermosa, vamos a cumplir 53 años de casados si Dios quiere en octubre, el día 24 de octubre de 1960 nos casamos después de haber subido a la Primera División", finaliza.

[MEDIOTIEMPO]

Comentarios