'Gansito' Padilla sufrió el peso del apellido

Los señalamientos que resaltaban las "facilidades" que Aarón Padilla Mota tuvo para llegar a ser jugador de Primera División están lejos de ser ciertas, es más, ni siquiera son cercanas a la realidad.
AARON PADILLA FINAL.mov
Ciudad de México -
  • El ex delantero se retiró tras no tener buenas ofertas para seguir en activo como futbolista
  • Habló de lo que padeció y de lo que gozó durante su carrera
  • Admitió que el puesto que ostenta su papá sí le afectó a su carrera 

Los señalamientos que resaltaban las “facilidades” que Aarón Padilla Mota tuvo para llegar a ser jugador de Primera División están lejos de ser ciertas, es más, ni siquiera son cercanas a la realidad, pues llevar el apellido de un ex jugador e intentar construir una carrera en las canchas puede representar más un obstáculo que una ayuda.   Lejos de las canchas hace casi nueve meses, y refugiado en los estudios de una maestría y del curso para ser Director Técnico, Aarón Padilla abrió las puertas de su casa a Medio Tiempo para recordar cómo el apellido Padilla en varios momentos se ubicó más como un “candado”.   “Fácil no es, a cualquiera que le preguntes va a decir que tuve la oportunidad por mi papá y a lo mejor una prueba te la hace más fácil, pero ya en la cancha ser un jugador importante es mucho más difícil porque en mi caso mi papá estuvo en la (Comisión) Disciplinaria y a lo mejor había gente que no le caía bien mi papá, o castigó a alguien que siguiera en el futbol, o en el arbitraje (como Presidente de la Comisión), que me marcó mucho también y eso generó un lado negativo en mi contra.   “Lo viví y muchas veces, en los años que estuve dentro del futbol hubo entrenadores que me decían que nos perjudicaban porque yo estaba en el equipo y los árbitros querían perjudicar a mi papá”, señaló.   "En los últimos años de mi carrera jugué muy poco, y no quiero ser negativo, pero desde que mi papá tomó el arbitraje a lo mejor fue un candadito que marcó mi carrera" Y es que si bien el ex delantero de las Águilas no desea poner como pretexto el hecho de que su papá tenga un apellido importante en el futbol mexicano, sí acepta que en su momento lo afectó.   “Son cosas que pasan en el futbol que te afectan y tienes que lidiar con ellas. El futbol mexicano es un futbol atípico en el que hay muchos rencores, muchas envidias, y eso lleva a terceros, pero no me arrepiento de nada.   “Sí te llega a afectar porque en los últimos años de mi carrera jugué muy poco, y no quiero ser negativo, pero desde que mi papá tomó el arbitraje a lo mejor fue un candadito que marcó mi carrera. No me arrepiento de nada y volvería a ser hijo de quien soy, me voy muy agradecido del futbol, pero sí hubo esos detalles que me relegaron un poco en cuestión extra cancha”, explicó.   DIFÍCIL CAMBIAR EL ESTILO DE VIDA Fue después del Clausura 2012 cuando Aarón Padilla se fue de vacaciones con la promesa de continuar en el Puebla, sin embargo, todo cambió a su regreso. Las opciones se limitaron y la posibilidad de la MLS no fue atractiva, situación que lo orilló a colgar los botines.   “Es difícil, siempre dar un paso al costado y saber que tienes que acostumbrarte a otro ritmo de vida siempre es difícil, pero estaba consciente que algún día tenía que llegar (el retiro), que durante 15 años te vas programando para este momento y saber qué pasos dar. Ahora estoy preparándome, tomé la maestría de Johan Cruyff y estoy en el cuarto módulo de entrenador.   Padilla recordó los mejores momentos de su carrera como futbolista, destacando el debut, el título que obtuvo con América en el 2005 y que representó su mejor torneo, además de la oportunidad de defender la playera de la Selección Mexicana en la Copa Oro del 2005 con 43 minutos sobre el terreno de juego.   Padilla Mota rememoró la forma como se dio su traspaso al América, incluso sorpresivo para el propio jugador, pues tras la partida de Miguel Herrera como timonel de Atlante y la llegada del “Profe” Cruz, tenía claro que su participación en los Potros de Hierro sería limitada, y fue entonces cuando aparecieron las Águilas en su camino.   “Toño (García) me dijo que buscara algo y, si no encontraba, podría regresar a Atlante. En el Draft se me acercó Necaxa, pero no me gustó su propuesta y de repente surge América por (Javier) Pérez Teuffer, obviamente iba a ganar menos que en Atlante, pero no lo pensé. Fue una decisión difícil por las figuras que tenía América, pero preferí estar en América y buscar un lugar”, expresó.   DEFENDIÓ A MARIO CARRILLO El ex delantero de las Águilas señaló a Mario Carrillo como el entrenador que más supo exprimir sus características como futbolista, y en consecuencia uno de los que más marcaron su carrera, por lo que salió en defensa del ex estratega americanista ante los señalamientos que apuntan que trabaja al lado de una “bruja”, “santera” y demás calificativos.   “Lo vivimos en América, lo que pasa es que los medios y la gente lo toman dependiendo cómo le fue al técnico. Le fue mal en Pumas y en Puebla, y lo catalogan como si estuviera haciendo brujería, pero para nada, es una persona que tuve la fortuna de conocer en América y es una psicóloga que te ayuda a sacar lo mejor de ti.   “Yo fui a dos o tres sesiones con los demás (compañeros) de América y no es brujería ni todo lo que dicen. A mí no me fue nada mal con ella, al contrario. Te da terapias en cuestión motivacional, de relajamiento en concentraciones. Después de la cena era una plática con todos los jugadores, como una sesión de relajamiento, así como te dan un masaje o tienes una charla técnica. Tampoco eran cuatro horas, eran 15 o 20 minutos, y en América nunca lo tomamos como brujería”, apuntó.   Y ahora, lejos de las canchas de futbol, el “Gansito” Padilla no deja de estar al pendiente del balompié nacional, y de vez en cuando juega al golf.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×