Cierres de torneo, un calvario para Chivas

Los cierres de torneo no son la especialidad de Guadalajara, en la búsqueda de rachas positivas y triunfos consecutivos.
Los cierres de torneo no son la especialidad de Guadalajara, en la búsqueda de rachas positivas y triunfos consecutivos.
 Los cierres de torneo no son la especialidad de Guadalajara, en la búsqueda de rachas positivas y triunfos consecutivos.  (Foto: Notimex)
Guadalajara, Jalisco, México -
  • El “Rebaño” no tiene un cierre digno de torneo desde el 2007 con Efraín Flores

Los cierres de torneo no son la especialidad de Guadalajara, en la búsqueda de rachas positivas y triunfos consecutivos.   El Guadalajara acumula cinco años en que el último tramo del torneo regular se convierte en una pesadilla, que a veces les ha costado, incluso, el quedarse fuera de la Liguilla del futbol mexicano. Al llegar a la recta final, el “Rebaño” se desinfla.   Desde el 2007, Chivas sólo ha vivido calvarios en el cierre de torneo. Tomando en cuenta los últimos cinco partidos del torneo regular, Chivas no puede conseguir más de dos victorias, salvo en una ocasión, con Fernando Quirarte al mando.   Al Guadalajara se le niegan las remontadas en el ocaso de la Liga desde que fue Campeón por última vez en el Apertura 2006. Un año después, con Efraín Flores al frente, fue la última ocasión en que Chivas tuvo un cierre de torneo con una pisada contundente.   John  Van’t Schip, Ignacio Ambriz, José Luis Real y Raúl Arias, fracasaron en el intento de cerrar como favorito y candidato a pelear por el título en la Liguilla. De Benjamín Galindo depende que Guadalajara cambie esa visión, con base en las cifras.   El peor de todos en ese rubro fue Ignacio Ambriz. Con “Nacho”, el cierre fue una catástrofe: tres derrotas consecutivas en la Liga –sin olvidar el fracaso en Copa Libertadores- forzaron su salida; dejando en manos de Alberto Coyote un barco insalvable, que terminó a la deriva con otras dos derrotas.   En cambio, John Van’t Schip fue uno de los técnicos con cifras más regulares en cierre de torneo. Su único certamen dirigido –el Apertura 2012-, Guadalajara terminó dos derrotas, dos victorias y un empate-.   Fernando Quirarte también tuvo un regular cierre de torneo. En los últimos cinco juegos del torneo, Chivas sumó tres triunfos, pero ese diciembre del 2011 se volvió patético para los rojiblancos. El Querétaro llegó como octavo y echó al superlíder del torneo.   El técnico más exitoso y longevo en Guadalajara en los últimos años, José Luis Real, tampoco se salvó de dicha cifra adversa.   Prueba evidente de cómo se desinfló Chivas con el “Güero” como técnico fue el Bicentenario 2010, donde Guadalajara ganó los primeros ocho duelos del torneo y marcó un hito. Al final del certamen, Chivas se desinfló: una victoria, tres derrotas al hilo y un empate.   Chivas se encuentra ante una oportunidad importante de cambiar la historia. Se avecinan los últimos cinco encuentros del torneo y el Guadalajara buscará borrar con un digno cierre, esos números adversos, y de paso, meterse a la lucha por conseguir su boleto a la “Fiesta Grande” del futbol mexicano.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×