Kristian Álvarez, 'aguerrido' defensa del Guadalajara

Marcelo Bielsa dijo alguna vez que el fracaso es formativo, vuelve sólidas y coherentes a las personas. "Los momentos de mi vida en los que he crecido, tienen que ver con los fracasos", mencionó...
Guadalajara, Jalisco, México -
  • Los momentos malos son los que marcan, dijo
  • A sus 20 años, ha tenido que ser el referente defensivo
  • “Llega un momento en que se debe asumir el rol y tienes qué entrarle”

Marcelo Bielsa dijo alguna vez que el fracaso es formativo, vuelve sólidas y coherentes a las personas. “Los momentos de mi vida en los que he crecido, tienen que ver con los fracasos”, mencionó el “Loco”, actual Técnico del Athlétic de Bilbao.

Esa misma teoría de aprendizaje es asumida por el defensa de Chivas, Kristian Álvarez. El zaguero oriundo de Zapotlanejo, ha tenido que aprender y crecer en su corta carrera en la Primera División a base de golpes y tropiezos constantes, según reconoció en charla con Medio Tiempo.

Con apenas 20 años de edad –este mes de abril cumplirá 21-, su proceso de formación en el Máximo Circuito se ha sustentado más en los golpes del fracaso, que en las mieles del triunfo. Esos momentos difíciles han forjado su personalidad como futbolista.

“Todos podremos tener momentos buenos, pero a veces los malos son los que más te marcan. Haces mal las cosas y te mencionan todos los días, eres el villano… Hay que buscar hacer las cosas de la mejor manera para estar bien contigo mismo, a final de cuentas busco estar orgulloso y satisfecho de lo que hago bien. No quiero quedar bien con nadie, quiero sentirme bien conmigo mismo y después buscar que el equipo gane, que le vaya bien y buscar un título”, dijo, haciendo a un lado a las críticas.

- ¿Futbolísticamente has crecido más desde tu debut a la fecha, que antes de tu debut?- “Creo que sí, al principio son más las ganas y en los partidos quieres mostrarte más, hacer todo en el momento, pero hay que aprender. He aprendido más de los momentos malos que tuve, expulsiones tontas, partidos en donde perdía la cabeza, pero creo que para este torneo he mejorado bastante.

"Todo es aprendizaje, es darte cuenta de los errores, se notan en los aciertos, no te la crees tanto porque sabes que un día te toca estar y al siguiente no, pero buscas poner más atención en los errores”-, dijo, admitiendo que al enfrentarse a la verdad lo ha hecho madurar.

Pieza clave en su crecimiento, ha sido la experiencia que le aporta el capitán de Chivas, Héctor Reynoso. “He tenido momentos buenos y malos, pero me apoyo mucho en Reynoso, en los más grandes, pero más en él, que siempre me está ‘jodiendo’. Siempre ayudan las cosas buenas y las malas son las que marcan, he aprendido a saber manejar eso y a crecer y dar un paso adelante”, señaló.

La del viernes pasado no fue la primera ocasión en que el “Forrest” debió echarse a la espalda el peso de liderar la defensa central, apenas a sus 20 años de edad. Señaló que hay momentos en que se deben asumir responsabilidades.

“A veces se carga mucho cuando no está Reynoso, porque es el referente, no se nos menciona tanto a los jóvenes y eso te da libertad, pero llega un momento en que se debe asumir el rol y tienes qué entrarle, así lo veo. Soy consciente de que si se pierde o si se hacen mal las cosas, la culpa es de nosotros por no hacer bien las cosas, uno se prepara para esto, me gustan los retos, trato de hacer las cosas de la mejor manera y esto busco, quiero tomar el rol el día que no esté la gente importante”, indicó.

Y es que el aprendizaje y la experiencia no se compran en el almacén de la esquina. Partido a partido, semana a semana, se gana experiencia y solidez.

“Todavía me falta, somos conscientes de que de un día a otro no te formas, hay que ir aprendiendo muchas cosas en el día a día, a veces los árbitros te hacen menos por ser joven, pero este equipo es muy inocente, se nota. La gente que llegó nos ha querido transmitir el colmillo y la experiencia, se dice que nos falta manejo de partido, que seamos más pensantes pero el equipo ha mejorado, aunque es cierto que aún falta”, consideró.        

Finalmente, admitió su deseo de que su nombre quede marcado en la historia de la institución rojiblanca, y no ser uno más que pase de noche.

“Soy consciente de que quiero ser alguien en este club, no quiero pasar desapercibido, salir y luego regresar, quiero mantenerme aquí y pensar en lo que tengo en Chivas, que eso está en mis manos”, concluyó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×