América enfrentará a unos a Pumas mejorados

La mejor versión de Pumas en los últimos dos años será la que visite al América el próximo sábado en la cancha del Estadio Azteca.
La mejor versión de Pumas en los últimos dos años será la que visite al América el próximo sábado en la cancha del Estadio Azteca.
 La mejor versión de Pumas en los últimos dos años será la que visite al América el próximo sábado en la cancha del Estadio Azteca.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Sería el primer Pumas que llegue con aspiraciones de Liguilla tras el título
  • El torneo anterior llegaban ya con un cambio en el timón y lejos de la Liguilla

La mejor versión de Pumas en los últimos dos años será la que visite al América el próximo sábado en la cancha del Estadio Azteca. El cuadro dirigido por Antonio Torres Servín ha repuntado en el Clausura 2013 y parece encarrilarse a la Liguilla, situación que lo pone como el más peligroso que han enfrentado las Águilas en los últimos torneos. Pumas suma dos triunfos consecutivos, uno de ellos ante el líder general de la competencia, al que lograron quitarle el invicto tras 13 jornadas sin saber lo que era perder. Los auriazules tienen apenas una derrota en los últimos 12 encuentros, por lo que se han colocado en quinto lugar general con 23 unidades y muy cerca de lograr la clasificación a la Liguilla. De hecho, Pumas podría clasificar virtualmente a la Fiesta Grande en caso de llevarse el triunfo en el Coloso de Santa Úrsula, por lo que además del orgullo, estará en juego el regreso de Pumas a una Liguilla desde el título del Clausura 2011. Precisamente en aquel torneo, hace un par de años, fue la última versión de Pumas que no llegaba como víctima al duelo ante el acérrimo rival. Dirigidos por Guillermo Vázquez, los felinos sólo habían cosechado una derrota tras 16 fechas y eran líderes del torneo. Los Pumas cayeron con las Águilas en la última jornada del torneo regular tras una gran actuación de Ángel Reyna, aunque ya en la Liguilla volvieron a demostrar su potencia y se enfilaron hasta ganar la séptima estrella en su historia. A partir de ese momento, y en los tres torneos que siguieron, Pumas nunca encontró su mejor forma para enfrentar al América. PUMAS SIN PILARES Si bien América tuvo uno de los peores semestres en el Apertura 2011, Pumas se había desprendido de jugadores pilares para el último título como Leandro Augusto, Dante López e Israel Castro, apelando a la cantera como sus “refuerzos”. Fue en la fecha 11 cuando ambos equipo chocaron, los universitarios corrieron con algo de suerte y aprovecharon el pésimo momento azulcrema para ligar su tercer triunfo, pero al final del torneo regular se desfondaron y el plantel no les alcanzó para meterse a la Liguilla y defender la corona que habían ganado seis meses antes. SIN VERÓN Y SIN PREOLÍMPICOS La realidad cambió seis meses después. Ya con Miguel Herrera en el timón, América marchaba entre los primeros puestos de la Tabla General, mientras que el cuadro de Guillermo Vázquez apenas había cosechado un triunfo en los últimos ocho partidos para colocarse en la posición 11 del Clausura 2012. Los refuerzos no llegaron para el Clausura 2012 a la cueva de los Pumas. Guillermo Vázquez comenzaba el ocaso de su época con los Pumas y a la falta de contrataciones se unió la lesión de Dario Verón en un partido de Concachampions, y la ausencia de Javier Cortés y David Cabrera por estar concentrados con la Selección Mexicana que disputaría el Preolímpico, por lo que Pumas adolecía de cara al duelo ante América de la Jornada 11. Pumas paró un equipo comandado por los hermanos Palacios, y Juan Carlos Cacho en la delantera, pero fue al minuto 86 cuando Vicente Matías Vuoso se encargó de definir el 2-1 con el que las Águilas prácticamente apagaron las esperanzas auriazules, ya que tras ese descalabro, Pumas sólo ganó un partido en siete juegos y al final se quedó sin DT. LA SALIDA DE CARRILLO Para el verano del 2012 llegó un cambio total en Pumas. La Directiva encabezada por Víctor Mahbub dejó su lugar para la llegada de Jorge Borja Navarrete y Alberto García Aspe, quienes se decantaron por Joaquín del Olmo como estratega después de un lío con los tiburones Rojos de Veracruz. La era Del Olmo apenas duró seis jornadas, por lo que Torres Servín entró al quite como DT interino para el duelo de la fecha 7, en lo que Mario Carrillo arreglaba su llegada al banquillo universitario. Carrillo nunca se pudo quitar el estigma americanista y eso terminó por sentenciarlo pese a no tener una mala participación. El duelo entre Pumas y Águilas fue programado para la fecha 15, pero todo comenzó mal cuando una jornada antes, los universitarios fueron goleados 5-0 por los Tigres, y el lugar 11 en la tabla general reflejaban el pésimo momento que vivían de cara al duelo ante los azulcremas. Nada cambió en el duelo que se jugó en Ciudad Universitaria, pues América ganó con gol del “Rolfi” Montenegro y en consecuencia Carrillo se fue de Pumas por la puerta de atrás.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×