Martín Sifuentes, más Guerrero que nadie

Este jueves los jugadores de Santos Laguna recibieron la visita de Martín Sifuentes Fraire, un joven de 22 años de edad quien día a día, demuestra que es un más Guerrero que cualquiera.
Este jueves los jugadores de Santos Laguna recibieron la visita de Martín Sifuentes Fraire, un joven de 22 años de edad quien día a día, demuestra que es un más Guerrero que cualquiera.
 Este jueves los jugadores de Santos Laguna recibieron la visita de Martín Sifuentes Fraire, un joven de 22 años de edad quien día a día, demuestra que es un más Guerrero que cualquiera.
Torreón, Coahuila, México -
  • Martín Sifuentes, un ejemplo de vida
  • Conoció a sus ídolos

Este jueves los jugadores de Santos Laguna recibieron la visita de Martín Sifuentes Fraire, un joven de 22 años de edad quien día a día, demuestra que es un más Guerrero que cualquiera. 

A los 18 años de edad, Martín sufrió una caída mientras jugaba futbol y después de recibir un golpe muy fuerte en la nuca, quedó inconsciente e inmóvil. Por la gravedad de la lesión, Martín entró en coma y el diagnóstico de los doctores no fue nada alentador, de hecho, su recomendación para los padres fue que se le desconectara pues quedaría en estado vegetal y requeriría de respiración artificial. Ante esta situación, los padres y el mismo Martín se aferraron a la vida y, luego de salir del coma, a Martín se le practicó una traqueostomía para facilitarle la respiración y una gastrostomía para alimentarlo mediante una sonda. Este joven aficionado al equipo de la Comarca tiene como sus máximos ídolos a los símbolos santistas Jared Borgetti y Rodrigo “Pony” Ruiz, además de Fernando Arce y Rafael Figueroa, a quien pudo conocer en persona. También pudo observar de cerca el entrenamiento  de este jueves, en el que tuvo la oportunidad de tener contacto cercano con los jugadores del primer equipo y de la Sub 20. En todo momento, Martín se mostró muy emocionado al ver cristalizado este sueño que tenía desde hace algunos años. Después de ver a todos los jugadores que autografiaron su jersey, de recibir los zapatos de futbol que durante el entrenamiento usó el “Guty” Estrada y de finalmente entrar por primera vez al Estadio Corona, sus ojos se llenaron de lágrimas de alegría y emoción. En la actualidad, su único medio de comunicación son sus párpados, pero el día de hoy sus lágrimas y su sonrisa demostraron que Martín seguirá evolucionando, porque Guerrero no cualquiera.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×