Clásico Tapatío, un río desbordado de pasiones

La tarde en Guadalajara era distinta, era día de Clásico Tapatío, el duelo que divide las pasiones y los amores en la Capital de Jalisco.
atlasvschivas_col.mov
Estadio Jalisco -
  • Omar Bravo salió entre los abucheos rojiblancos

La tarde en Guadalajara era distinta, era día de Clásico Tapatío, el duelo que divide las pasiones y los amores en la Capital de Jalisco.

La Madriguera de los Zorros, la otrora casa de Chivas, comenzó a cobrar vida desde temprana hora. Miles de aficionados ya estaban congregados en las inmediaciones del inmueble desde un par de horas antes.   La Barras de ambos conjuntos llegaron queriendo imponer los colores de su equipos. Camisetas, banderas, instrumentos musicales y sobre todo las ganas de ver a su club triunfar esta tarde, fueron los ingredientes principales. El primer grupo de animación en llegar al Jalisco fue el rojiblanco. Ubicados en el lado sur de Coloso, no dudaron en mostrar su amor por el Rebaño. Para este Clásico, fueron minoría. Los Rojinegros llegaron igualmente animados provenientes de la Calzada Independencia fuertemente resguardados. Cantos de apoyo al Atlas, así como consignas en contra de Chivas, fueron el repertorio constante. Dentro del estadio, los atlistas fueron ubicados en la zona Baja Norte, mientras que los rojiblancos se ubicaron en la planta alta sur del Jalisco. Por otra parte, los aficionados que no pertenecen a las barras de los equipos, pudieron convivir sin problemas previo al partido, incluso se vio a numerosas familias y grupos de amigos que iban juntos con camisetas de ambos equipos.

ABUCHEARON A BRAVO TRAS SU TEMPRANA SALIDA

Tan solo 13 minutos duró la participación de Omar Bravo en el Clásico Tapatío, ante el equipo con el cual se convirtió en referente y referencia estadística, pero ahora defendiendo los colores del equipo odiado.

Al salir del campo, el delantero mochiteco escuchó detrás de sí, los abucheos de la parcialidad rojiblanca en el coloso de la Calzada Independencia.

Una lesión muscular, al minuto 7', obligó a Bravo a abandonar el terreno de juego. Cuando fue sustituido por Edson Rivera, los abucheos no se hicieron esperar contra el delantero, quien dejó la cancha lastimado y cabizbajo.

La afición de Guadalajara no pudo manifestarse como esperaba. Integrantes de los grupos de animación de Chivas llegaron al estadio con una manta donde se le acusaba de "pecho frío", pero no se les permitió ingresarla al estadio.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×