Pumas busca poner fin a la maldición

La obtención del séptimo título en mayo de 2011 trajo consigo una maldición que llevó a los Pumas de la UNAM a alejarse del protagonismo del futbol mexicano y quedar relegado de las Liguilla en...
La obtención del séptimo título en mayo de 2011 trajo consigo una maldición que llevó a los Pumas de la UNAM a alejarse del protagonismo del futbol mexicano y quedar relegado de las Liguilla en las últimas campañas.
 La obtención del séptimo título en mayo de 2011 trajo consigo una maldición que llevó a los Pumas de la UNAM a alejarse del protagonismo del futbol mexicano y quedar relegado de las Liguilla en las últimas campañas.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Los universitarios podrían clasificarse este domingo a la Liguilla si le ganan a Jaguares
  • Después de conseguir su séptimo título, los felinos no han vuelto a meterse a la Fiesta Grande

La obtención del séptimo título en mayo de 2011 trajo consigo una maldición que llevó a los Pumas de la UNAM a alejarse del protagonismo del futbol mexicano y quedar relegado de las Liguilla en las últimas campañas. A casi dos años de haber levantado el campeonato de Liga, con 23 puntos y seis por jugarse, la escuadra auriazul está ante su mejor oportunidad de meterse a la Fiesta Grande del futbol mexicano y poner fin a una de las etapas más grises, en la que el Club Universidad Nacional ha visto desfilar a cuatro entrenadores diferentes. La escuadra auriazul necesita cuatro de los seis puntos restantes para calificarse sin depender de otros resultados, pero si gana este domingo ante Jaguares de Chiapas y el triunfo se combina con una derrota o un empate de Monterrey, Pachuca, Querétaro, Xolos y Toluca, los universitarios amarrarán uno de los cuatro boletos a la Liguilla que restan. Al interior del plantel están conscientes de que el partido ante los chiapanecos es importante, ya que podrían llegar a la Jornada 17 del torneo con el pase en la mano buscando una mejor posición ante el Atlante, equipo que ya no pelea nada en la actual campaña. “Estamos mucho más comprometidos, es un partido clave para nosotros, para romper esos tres torneos que no hemos estado en Liguilla, entonces creo que estamos comprometidos y muy mentalizados en lograr el objetivo”, dijo el defensa central del equipo, Marco Antonio Palacios, quien agregó que será importante no perder la concentración y no desbordar las ganas por clasificar. “Creo que va ser muy importante mantener la concentración en este partido y no desbordar la pasión y las ganas, yo creo que tendremos que ir con calma y trabajarlos”, indicó. Después del Clausura 2011, los Pumas se quedaron con las ganas de poder defender su campeonato. Tras una temporada irregular y con un cierre donde ganaron sólo un juego de seis, los universitarios se vieron sorprendidos por los Gallos Blancos del Querétaro que se metieron en el octavo lugar con 26 unidades. La siguiente campaña fue peor para el equipo auriazul, que se alejó de la zona de clasificación y terminó la temporada en la posición número 13 con 16 puntos, producto de siete juegos perdidos, siete empatados y sólo tres ganados. En el Apertura 2012, con nueva Directiva, nuevo técnico y con un proyecto ambicioso que llevó al club a gastar en jugadores (Emanuel Villa, Luis García, Martín Romagnoli y Jaime Lozano), los universitarios volvieron a tener una campaña irregular, y aunque se presentó la oportunidad de clasificar, al final se quedaron en la orilla con 23 unidades, igualando su récord de tres torneos sin meterse a la Fiesta Grande del balompié nacional. Todo parece indicar que la fórmula que utilizaron para el Clausura 2013 fue la indicada para que el equipo vuelva a pelear por estar en la Liguilla. Los Pumas no dependen de nadie para obtener su boleto, y a dos jornadas de que finalice la campaña están ante su mayor oportunidad de romper la maldición que trajo consigo el séptimo título de Liga.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×