Christian Patiño, autor del último gran dolor Puma

Fue el sábado 18 mayo del 2002 cuando Ciudad Universitaria calló pese al estadio pletórico. El llanto auriazul se desbordó, era el minuto 67 de las Semifinales de vuelta del Verano 2002 cuando...
Fue el sábado 18 mayo del 2002 cuando Ciudad Universitaria calló pese al estadio pletórico. El llanto auriazul se desbordó, era el minuto 67 de las Semifinales de vuelta del Verano 2002 cuando apareció Christian Patiño para anotar el gol del América.
 Fue el sábado 18 mayo del 2002 cuando Ciudad Universitaria calló pese al estadio pletórico. El llanto auriazul se desbordó, era el minuto 67 de las Semifinales de vuelta del Verano 2002 cuando apareció Christian Patiño para anotar el gol del América.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -

 

  • América consiguió su noveno título de Liga tras eliminar a Pumas en Semifinales, con triunfo en CU
  • Patiño marcó cuatro tantos en aquella Fiesta Grande del balompié azteca en el Verano 2002

Fue el sábado 18 mayo del 2002 cuando Ciudad Universitaria calló pese al estadio pletórico. El llanto auriazul se desbordó, era el minuto 67 de las Semifinales de vuelta del Verano 2002 cuando apareció Christian Patiño para mandar la pelota al fondo de las redes, eliminar a los universitarios y darle a las Águilas el pase a la Final que terminaría por representar el noveno título en su historia. Tras un 0-0 en la ida y en el que Manuel Lapuente había decidido descansar a la mayoría de los titulares por un compromiso en Copa Libertadores, América se metió al Olímpico Universitario para comenzar ganando gracias a un autogol de Miguel España, luego ser empatado con tanto del argentino “Carucha” Müller y finiquitar todo con el histórico gol de Patiño. Lejos del futbol profesional, pero aún ligado al América como Director del Nido Águilas en Los Mochis, Sinaloa, el verdugo Puma recordó con Medio Tiempo aquella tarde que lo puso en la historia azulcrema. “Es uno de los momentos más gratos de mi vida. Fue fundamental para el título, esa Liguilla metí cuatro goles (dos ante La Piedad, uno ante Pumas y en la Final ante Necaxa). Ese campeonato fue algo memorable para mí y para América porque fuimos bastante certeros”, comentó vía telefónica. Patiño recuerda que no había “mañana” aquella ocasión. Una derrota o empate habría significado extender a más de 13 años la racha sin títulos, por lo que era un duelo de suma importancia y al final su mejor recuerdo fue el “estruendoso” silencio del Estadio Olímpico ante la salida de Esdras Rangel y el girar del balón hacia las redes. “Al final, faltando unos 18 minutos para acabar el partido, un ‘melonazo’ del ‘Pájaro’ Ríos en donde le ganó la espalda a Miguel España y cruzó la pelota entre el poste y el portero para el pase con el 2-1 y silenciar CU. Fue un gran gol, un gran triunfo y el esfuerzo de todos se vio reflejado ese día”, describió el ex delantero.

 

"Fue un gran gol, un gran triunfo y el esfuerzo de todos se vio reflejado ese día".

‘TENÍAMOS MUCHA PRESIÓN’

Combinar dos torneos no fue algo fácil para América en ese momento. Sobre todo por el tiempo que había pasado desde el último título y la exigencia de la afición por llegar al gran partido, además de lo peligroso que resultaba conseguir un triunfo en Ciudad Universitaria y más en esas instancias. “Sabíamos que llegar a CU era muy difícil, muy complicado, una cancha de donde no sales vivo, siempre esos partidos son muy emotivos, Pumas tenía mucho tiempo sin ser campeón y nosotros 13 años. Teníamos mucha presión de la Directiva, pero cerramos filas y fuimos un grupo de hombres trabajando, de hombres queriendo trascender, y al final logramos el objetivo que fue pasar a la Final. “Tuvimos que llegar en camionetas blindadas por la rivalidad, siempre había pasado algo porque la gente se ponía un poco grave en ese aspecto. Ya en la cancha empezamos a concentrarnos porque teníamos que ganar después de haber descansado a los titulares por Libertadores. Todo listo para una Semifinal que sabíamos que era de vida o muerte”, señaló Patiño. A CU, CON EL ESCUDO POR DELANTE Más allá de las “amígdalas” que algunos dicen hay que poner en partidos como el que este miércoles jugarán Pumas y América, Christian Patiño apeló al orgullo de ser americanista y al respeto que se le debe tener a la camiseta para que los pupilos del “Piojo” Herrera se planten en la cancha y se lleven la victoria. “Más que 'huevos' el equipo debe entrar con todo el orgullo, deben de poner todo el esfuerzo. América es un gran equipo y el jugador que se pone esa camisa tiene que respetarla y sudarla, cuando yo estuve me partí el alma y ahora tienen que hacer lo mismo, o más que uno por lo que es el escudo y la camiseta del América”, mencionó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×