A una década del Clásico humillante de Tigres

Ha pasado ya una década del Clásico Regio 71, aquel en el que Tigres fue humillado 1-4 en el partido de Ida de la Semifinal ante Rayados en el "Volcán".
Ha pasado ya una década del Clásico Regio 71, aquel en el que Tigres fue humillado 1-4 en el partido de Ida de la Semifinal ante Rayados en el "Volcán".
 Ha pasado ya una década del Clásico Regio 71, aquel en el que Tigres fue humillado 1-4 en el partido de Ida de la Semifinal ante Rayados en el "Volcán".
Monterrey, Nuevo León, México -
  • En esa Liguilla del C2003, comenzó la época dorada del Monterrey
  • Los felinos recientemente fueron de nuevo eliminados por Rayados

Ha pasado ya una década del Clásico Regio 71, aquel en el que Tigres fue humillado 1-4 en el partido de Ida de la Semifinal ante Rayados en el “Volcán”.   Han existido otras goleadas en el derbi norteño, pero al no ser en Liguilla, no toman el mismo valor; ese descalabro a la postre no sólo significó la eliminación, sino también el cese de Ricardo Ferretti en su primera era como nicolaíta.   Hoy se cumplen 10 años de ese encuentro, el cual marcó el inicio de la paternidad del Monterrey sobre los universitarios en la Fiesta Grande.   Y es que a lo largo de este tiempo, el destino le ha dado a Tigres la oportunidad de cobrar revancha en un par de ocasiones y no lo ha aprovechado, aumentando así las burlas de la afición albiazul hacia la hinchada felina.   Son tres las eliminaciones que Tigres ha sufrido en manos del archirrival, dos en Semifinales (C2003 y A2005) y el más reciente en Cuartos de Final (C2013), pero en ninguno se dio una derrota tan dolorosa como la del Clásico 71, en donde se vivieron errores inolvidables, como el de Óscar Dautt perdiendo la pelota sin explicación alguna y el penal fallado por Kléber volando el esférico.   Era miércoles 4 de junio del 2003, Monterrey llegaba en mejor posición en la tabla general, por lo que la Ida se jugó en el Universitario; el juego comandado por el árbitro central, Gilberto Alcalá, comenzó con buen ritmo, Irenio Soares teniendo llegada por los felinos y Alex Fernandes por los regios.   Fue Tigres quien abrió el marcador al minuto 29’, Héctor Castro perdió el balón en la media cancha y Alex Mineiro en contragolpe tocó perfecto para Kléber Boas, quien definió a primer poste, anotación con la cual hizo erupción el “Volcán”.   Sin embargo, poco duró el gusto, al 39’ en tiro de esquina cobrado por Jesús Arellano, Guillermo Franco remató de cabeza, el balón salió fuerte y picado para el empate.   Para la parte complementaria, ‘Tuca’ hizo movimientos pensando en irse al frente, entró Joaquín del Olmo por Marco Antonio Ruiz y Aldo de Nigris por Juan Montano, para tener tres hombres en el ataque, pero sus ofensivos fallaron oportunidades claras y la defensa se partió, perdían rápido los balones, lo que hacía ver más peligroso al Monterrey.   Al 50’, también en tiro de esquina cobrado por el “Cabrito”, Franco remató y angustiosamente el balón entró, pese al intento de Antonio Sancho de desviar el esférico que le dio el 1-2 a La Pandilla.   Más tarde, al minuto 70, un contragolpe mortal de Rayados, Franco tomó la pelota en su área y la llevó a territorio enemigo donde sirvió para Arellano, quien cruzó su disparo para el 1-3. Si ese marcador ya era muy complicado de revertir para Tigres, su propio portero, Óscar Dautt, se encargó de empeorar la situación; y es que al 87’ se dio un error inolvidable en la historia felina, el guardameta controlaba una pelota fácil que le regresó su defensa, pero se durmió prácticamente ante el acercamiento de Omar Avilán, quien se barrió, le quitó el balón y empujó para el 1-4.   Todavía, faltando un minuto para el final, Kléber tuvo la oportunidad de hacer menos pesada la diferencia, cuando se marcó un penal sobre Irenio tras una entrada de Castro; sin embargo, el brasileño mandó el esférico hasta la tribuna, casi como si se tratara de un gol de campo en futbol americano; desde entonces, ha sido inmortalizado el corear “Kléber, Kléber” cuando alguien vuela una balón en el Universitario.   El 4-1 obligaba a Tigres a ganar por diferencia de cuatro goles en el Tec, durante la Vuelta; esto no lo logró, ganó 2-1 y fue insuficiente.   En el Apertura 2005 de nuevo se enfrentaron en Semifinales, Tigres ganó 1-0 en el Clásico 78, pero cayó 2-1 de visitante en la edición 79 y por mejor posición en la tabla, avanzó La Pandilla.   La historia más reciente es la del Clausura 2013, los felinos jugaron un mal primer tiempo en la Ida de Cuartos de Final en el Tec y permitieron el 1-0; así llegaron al “Volcán”, donde igualaron el marcador global, pero un autogol de Israel Jiménez los dejó fuera de la Semifinal, a pesar de que fueron superiores a La Pandilla en el 75 por ciento de la serie.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×