Ir a Tigres, para algunos 'sinónimo de no jugar'

En los últimos torneos, para muchos jugadores ser adquirido para reforzar a Tigres ha sido sinónimo de 'ya no jugar' en Primera División, puesto que al tener una base ya establecida, su técnico...
En los últimos torneos, para muchos jugadores ser adquirido para reforzar a Tigres ha sido sinónimo de 'ya no jugar' en Primera División, puesto que al tener una base ya establecida, su técnico Ricardo Ferretti no hace cambios en su alineación.
 En los últimos torneos, para muchos jugadores ser adquirido para reforzar a Tigres ha sido sinónimo de 'ya no jugar' en Primera División, puesto que al tener una base ya establecida, su técnico Ricardo Ferretti no hace cambios en su alineación.  (Foto: Notimex)
Monterrey, Nuevo León, México -
  • Los felinos ya no suelen acudir por la ‘bomba’ al Draft

En los últimos torneos, para muchos jugadores ser adquirido para reforzar a Tigres ha sido sinónimo de ‘ya no jugar’ en Primera División, puesto que al tener una base ya establecida, su técnico Ricardo Ferretti no hace cambios en su alineación titular.   Tigres se había distinguido por ser el club que compraba la ‘bomba’ del Draft, pero después de formar una base sólida, sus adquisiciones han sido más para rellenar, ya que se hace de los servicios de futbolistas y no los usa.   Los auriazules bajo el mando de Ferretti, han contratado elementos que en sus equipos habían sido importantes, pero llegaron a la UANL únicamente para perderse entre los suplentes, puesto que a veces ni a la banca eran convocados y aunque estuvieran en ella, ‘Tuca’ se ha casado con los mismos cambios de siempre en todos sus encuentros, si es que los hacía.   De esta forma, se vieron apagados jugadores que se les presagiaba un futuro más brillante, como en los casos de Jorge Díaz de León, Eder Borelli, Edgar Pacheco, Fernando Navarro, Alonso Zamora, Taufic Guarch y Hugo Rodríguez; así también, hubo quienes parecen que sólo llegaron de paseo como Alejandro Argüello, Omar Trujillo, Dieter Vargas, Abraham Stringel, Lampros Kontogiannis y Emmanuel Cerda.   Toda esta historia inicia en la tercera etapa del ‘Tuca’, quien llegó a los felinos para el Apertura 2010 y en el Régimen de Transferencias del verano de ese año, se hicieron de los servicios de Hugo Ayala, Jorge Torres Nilo, Omar Trujillo, Alejandro Argüello y Damián Álvarez, éste último fue ‘la bomba’ al costarles cerca de los cinco millones de dólares; más adelante, fue comprado el brasileño Juninho.   Ayala, Torres, Damián y Juninho, funcionaron a la perfección, se convirtieron en titulares indiscutibles y siguen así hasta hoy en día; Argüello vino de préstamo y sólo jugó un partido (44 minutos), mientras que Trujillo, quien en Morelia había sido elemento clave y hasta capitán, apenas fue usado en cuatro juegos (292 minutos) y para los siguientes torneos fue borrado.   En el mini Draft de invierno, los felinos anunciaron al seleccionado estadounidense, Jonathan Bornstein, quien de principio parecía iba a ser del once estelar y no, terminó apenas con siete juegos (274 minutos) para luego ser borrado y por lo mismo le sucedió igual en su representativo debido a su falta de actividad. Otro que llegó en ese tiempo, fue Carlos Ochoa que participó en ocho partidos, pero con sólo 168 minutos. Danilinho fue ‘la bomba’ y funcionó.   El Draft previo al Apertura 2011 fue en el que Tigres se hizo de muchos jugadores (ocho): Jorge Díaz de León, Eder Borelli, Edgar Pacheco, Fernando Navarro, Lampros Kontogiannis, Emmanuel Cerda, Abraham Stringel y Héctor Mancilla, de los cuales sólo el chileno tuvo buena cantidad de minutos, el resto parecía relegado. Carlos Salcido llegó de refuerzo a mitad de torneo y fue titular.   Díaz de León, quien además se lesionó recién retornó al equipo, ya había logrado estar de titular en Gallos y regresó para quedarse en la banca; Borelli hasta había llegado a estar con el Tri y en los felinos tuvo 90 minutos de juego y hasta ahí; Pacheco, por el cual Tigres hasta peleó por quedárselo, apenas fue utilizado 11 minutos en el A2011 y 78 en el C2012.   Navarro, prospecto para la Selección Mexicana, vino a cambio de Francisco Fonseca que se fue al Atlante, donde el lateral había sido titular indiscutible y después, en la UANL jugó 100, 168 y 256 minutos en los tres torneos en que militó como felino. En el caso de Cerda, él regresó de un préstamo con Toluca, ahí había destacado, pero en Tigres volvió a ser el de antes y recibió escasa participación (153 minutos en dos torneos). Lampros sumó 55 minutos y nada más, mientras que Stringel ni eso.   Para diciembre 2011, previo al C2012, se contrataron a Elías Hernández y Edno Cunha, el primero para cubrir la ausencia de Danilinho; el segundo, participó sólo 151 minutos.   En el Draft pasado, el del verano 2012, Tigres se hizo de los servicios de elementos que ni necesitaba para el primer equipo: Alonso Zamora (180 minutos), Taufic Guarch (138 minutos), Diéter Vargas (cero minutos) y tras no conseguir su ‘bomba’ que era Jackson Martínez, fuera del Régimen trajo al español Luis García en calidad de préstamo.    Las contrataciones más recientes, las de diciembre 2012, son Emanuel Villa, el regreso de Danilinho, Francisco Torres y Hugo Rodríguez; los primeros tres han tenido actividad de titulares, pero el último, proveniente del Atlas con promesa de ser una estrella del futbol mexicano, apenas ha recibido 184 minutos de juego; por otro lado, el retorno de Danilo afectó a Elías Hernández, que pasó de ser estelar a elemento de banca.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×