Recibe nuestro newsletter
 

Experto da diagnóstico negativo de Fuerzas Básicas en México

La formación de futbolistas es clave para los clubes profesionales. (Foto: Mexsport)
La formación de futbolistas es clave para los clubes profesionales. (Foto: Mexsport)

Alejandro Martínez | MEDIOTIEMPO (Corresponsal)
Monterrey, Nuevo León, México, lunes 22 de Julio del 2013

  • Si el futbol mexicano quiere crecer en su nivel, Horst Wein aconseja trabajar bien desde las entrañas dejando a los niños que se diviertan
  • 'El cáncer del futbol mexicano es jugar 11 contra 11 en todas las categorías', apuntó
El futbol mexicano está muy lejos del balompié europeo, el mejor del mundo, del que manda y seguirá reinando en el futuro, y si no se trabaja bien con las Fuerzas Básicas esta ley seguirá, al menos esa es la visión de Horst Wein, formador de talentos a nivel internacional.
 
Horst Wein es reconocido en el mundo como el mejor forjador de Fuerzas Básicas con experiencia en clubes como Inter de Milán, Peñarol, la Selección de Uruguay, entre otros; además de que ha publicado más de 30 libros sobre el tema.
 
El formador alemán subraya que a los niños deben dejarlos divertirse, pues primero deben tomarle cariño al deporte, antes de someterlos a la presión por obtener  resultados.

"Yo creo que el cáncer del futbol mexicano es en que todas las categorías están obligados a jugar 11 contra 11 y hasta que nosotros no hagamos la guerra contra esto que enferma a todo el proceso de enseñanza en el país, no habrá futuro", apuntó.
 
"Es fundamental que se adapte el juego del futbol a la medida del niño porque todavía aquí se cometen los crímenes por deseo de los padres, que si no tienen paciencia con sus hijos (para) dejarlos jugar, y quieren ya que jueguen como los adultos. El niño no puede disfrutar estando a la espera de tener constantemente el balón en vez salir jugando 7 o 10 veces más con el balón para conseguir una muy buena habilidad técnica y conocimientos para resolver los problemas en el campo", agregó.
 
En su método de aprendizaje, los 14 años es el  momento ideal para jugar once contra once, antes de esta edad es prematuro, ya que la naturaleza quiere que los niños sean niños antes de convertirse en adultos.
 
Si el balompié mexicano quiere crecer, Horst aconseja a que la Federación Mexicana empiece a aplicar sus métodos cuanto antes, reiterando buscar formar más artistas que obreros en el terreno de juego.
 
"A pesar de no tener mucha cultura en el futbol, México ya fue Campeón Olímpico y en varias categorías a nivel juvenil, han sido obreros en la cancha en vez de artistas porque no podían expresar porque el técnico les obliga a jugar como él lo ha visto en su filosofía.
 
"En México se ha aplicado más la voluntad de superarse y no es porque son muy inteligentes y tengan mucha experiencia", destacó.
 
-¿En cuánto tiempo se podría cambiar la historia?-"La receta se concreta en diez años para dar efecto, diez años de trabajo, siguiéndose programas de entrenamiento distintos, cada año el futbol debe crecer en complejidad y dificultad, así como el niño crece mentalmente y físicamente también debe crecer el juego de futbol". 
 
"Es el último momento para ya planificar que México en el Mundial de Qatar en el año de 2022 haga un digno papel y por eso la Federación debería lanzar ya una campaña para entrenar a los talentos en vista de esa Copa del Mundo, en vista que hay muchísimos talentos en el país pero la mayoría de los talentos se pudren porque están jugando partidos para los cuales no están listos"
 
EL FUTBOL ESPAÑOL, SU MEJOR EJEMPLO
 
A nivel clubes como a nivel Selección, hoy en día el balompié español está en la elite, y según Horst Wein es que desde hace más de dos décadas, ahí practican sus tácticas de enseñanza, reiterando en que primer se trabaja en la inteligente, y ya después en lo físico.
 
"Desde hace 25 años está el método oficial de la Federación Española, y mira donde están el balompié de ellos, todos los que han jugado el Mundial, todos han utilizado parte de mi método para ser correctamente estimulados.
 
"Ahora se ve que un jugador de futbol no es el más potente, el que tiene un físico, sino el que tiene sentidos superiores a los demás, es decir una percepción extraordinaria, y también una toma de decisiones fuera de serie", concluyó.

[MEDIOTIEMPO]

Comentarios