Recibe nuestro newsletter
 

Las mudanzas, aún sin aceptación total

Querétaro mantuvo futbol de Primera División a pesar del descenso. (Foto: Mexsport)
Querétaro mantuvo futbol de Primera División a pesar del descenso. (Foto: Mexsport)

Juan Martín Montes | MEDIOTIEMPO
Ciudad de México, miércoles 24 de Julio del 2013

En Tuxtla Gutiérrez hablan de escepticismo hacia el nuevo Chiapas. En Querétaro protestan contra el escudo de la última versión de los Gallos Blancos, con los cuales la afición todavía duda en identificarse.
 
Los cambios de franquicias en el futbol mexicano dejaron una estela de inconvenientes, como los jugadores que debieron buscar acomodo en divisiones inferiores para continuar su carrera, o entrenadores como José Guadalupe Cruz, que no continuó en Chiapas porque ahí llegó el San Luis con mudanza completa.
 
Desde Tuxtla Gutiérrez donde permanece, el “Profe” acepta que su intención era permanecer en Jaguares. Aunque aclara que bien pudo continuar su carrera en Atlas o Atlante de no ser por una operación de tobillo de la que todavía se rehabilita, lamenta  el abrupto fin de proyecto de los Jaguares que había dirigido desde el Apertura 2010 y hasta el Clausura 2013.
 
“Se percibe desaliento, un poco de desaliento, de tristeza, de decepción inclusive”, relata el “Profe” sobre el ambiente en la capital de Chiapas.
 
“Acá el principal afectado fue la afición que estaba teniendo una identidad ya con su equipo, con el plantel”.
 
En el caso del Chiapas, no sólo los jugadores son distintos en su mayoría (en la plaza sólo quedaron un par, como Miguel Martínez y David Toledo), sino que el cambio de franquicia les afectó en el tema porcentual, el cual ya habían solventado los antiguos Jaguares.
 
Ahora, el nuevo equipo chiapaneco jugará con el cociente del San Luis, que finalizó el Clausura 2013 con 17 unidades menos que los Jaguares originales.
 
“Aquí había un proyecto muy serio a largo plazo que estaba dando resultados y proyectos desde una posición ya solventada en la cuestión porcentual”, reiteró Cruz.
 
Si bien la mayor parte del plantel dirigido por el “Profe” encontró acomodo en el nuevo Querétaro, a donde se trasladó esa franquicia, algunos debieron irse a la Liga de Ascenso, como fue el caso de Omar Flores (Lobos BUAP), Jhon Córdoba (Dorados) o Elgabry Rangel (Estudiantes Tecos).
 
Además se quedaron sin equipo el arquero Israel Villaseñor y Mariano Trujillo, que se retiró.
 
El “Profe” agrega que la incertidumbre predominó en los jugadores durante los días en que se especuló con la mudanza, finalmente concretada por la venta de la franquicia por parte de TV Azteca al empresario Amado Yáñez, quien se la llevó al Estadio Corregidora, enroque que se complementó con el traslado del San Luis a Tuxtla Gutiérrez, entre otros.
 
“Un jugador de futbol constantemente está migrando de una sede, de una ciudad a otra y con ello van las familias, los cambios de escuelas, entonces hubo mucha incertidumbre”, agregó Cruz.
 
“Pero bueno, son las cosas que en el futbol se dan, lamentablemente nos tocó en este momento a nosotros que queríamos seguir”.
 
CONTRA EL NUEVO ESCUDO
 
Bajo el lema “Nuestro colores son sagrados”, la barra “La Resistencia”, la más numerosa en Querétaro, emprende una campaña en rechazo al cambio del escudo, que añadió una franja anaranjada a iniciativa de su nuevo dueño, Amado Yáñez.
 
De esa manera manifiestan su molestia por la nueva identidad, aun cuando ello les permitió permanecer en Primera División.
 
“De preferir, claro que siempre preferiremos estar en Primera División, pero nosotros éramos más de la idea de lo justo, que era permanecer en la División de Ascenso”, acepta el líder de dicha barra, Amílcar Godínez.
 
“A Querétaro históricamente nunca le han regalado nada, sino todo lo contrario, entonces que se haya manejado de esta forma la verdad que sí nos saca de onda”.
 
Convencido de que terminarán las protestas hasta que cambien el escudo, este fanático recuerda que ya se han manifestado en las instalaciones del equipo, además de que durante el último partido cantaron en contra del emblema e hicieron un hueco en la grada a manera de protesta.
 
-¿Estos Gallos Blancos… siguen siendo los Gallos Blancos?- “Es difícil saberlo, nosotros somos amantes del futbol y nos queremos aferrar a esta situación del escudo para creer que dentro de todo este manoseo asqueroso que hay en el futbol mexicano pueda quedar algo de la gloria y de la tradición que tiene este equipo”, agregó Godínez.
 
NI EN FIFA COMPRENDEN
 
Además de estos inconvenientes quedó la afición potosina con un cuadro de Liga de Ascenso (Atlético San Luis), las de La Piedad y Ciudad Nezahualcóyotl sin equipo porque tras el ascenso de los Reboceros estos mutaron en Tiburones Rojos del Veracruz, mientras que los Toros se convirtieron en Delfines de Ciudad del Carmen. También, los Gallos Blancos descendidos desaparecieron, tal como los Pumas Morelos, igual que el Irapuato, convertido en Zacatepec en el circuito menor.
 
Es por ello que las nóminas de estos cuadros parecen todo menos sus planteles originales.
 
Un ejemplo de ello son los Delfines, que se conjuntaron con una mezcla de la franquicia descendida del Querétaro y el Neza, con jugadores como Rodrigo Prieto, Raúl Rico y Diego Cervantes.
 
Aunque en Veracruz, Zacatepec y Ciudad del Carmen están los beneficiados por los cambios de franquicia, en muchos otros lugares quedaron las estelas de las mudanzas que incluso a la FIFA le resultan difíciles de comprender.
 
“FIFA no entendía por qué un equipo que había descendido quiera cambiar el TMS (Transfer Matching System) e iba a seguirse llamando Querétaro e iba a dar de baja a sus jugadores y cambiar de razón social”, dijo el DT de los nuevos Gallos, Ignacio Ambriz, al explicar su alineación parchada el viernes pasado, cuando por esa confusión en FIFA no tuvo a tiempo el registro de varios jugadores.

[MEDIOTIEMPO]

Comentarios