Ahora respiro de otra forma: Ignacio Ambriz

En menos de dos meses el panorama cambió por completo para Ignacio Ambriz, el técnico del Querétaro hoy puede dirigir más tranquilo, sin la presión de luchar jornada a jornada por no descender.
En menos de dos meses el panorama cambió por completo para Ignacio Ambriz, el técnico del Querétaro hoy puede dirigir más tranquilo, sin la presión de luchar jornada a jornada por no descender.
 En menos de dos meses el panorama cambió por completo para Ignacio Ambriz, el técnico del Querétaro hoy puede dirigir más tranquilo, sin la presión de luchar jornada a jornada por no descender.
Ciudad de México -
  • El timonel queretano cree que tuvo méritos para recibir antes una mejor oportunidad
  • Se dijo agradecido con la Directiva por la confianza que le dieron pese al descenso

En menos de dos meses el panorama cambió por completo para Ignacio Ambriz. El hoy estratega de Gallos Blancos de Querétaro vive una situación completamente distinta a la que tuvo el semestre pasado cuando padeció jornada a jornada el drama del descenso, del que no pudo salvarse y terminó pagando al perder la categoría. Hoy Ambriz es timonel de un equipo que sólo tiene el nombre como común denominador respecto al torneo anterior, pues el plantel, los objetivos y el día a día han dado un giro de 180 grados que le permiten al estratega pensar de forma distinta a las oportunidades que recibió en el pasado. “Respiras de otra forma, tu preocupación es que el equipo esté bien compensado porque hicimos una buena base de lo que teníamos con Querétaro y de Jaguares, y aunque pareciera que es fácil, irlos amalgamando cuesta su tiempo. Me siento a gusto porque hemos armado un buen equipo, nuestra responsabilidad es hacer un cuadro protagonista, y que con ese colchón que tenemos (en la porcentual) trabajar con mayor tranquilidad y poder calificar. “La presión existe internamente, en que cada uno demos lo mejor de sí y creo que es esa exigencia con uno mismo. Estoy tranquilo porque el jugador está consciente de que no hemos iniciado bien, pero tienen ganas de que sea domingo, revertir el resultado y comenzar a cumplir con esa exigencia”, explicó. Ambriz es consciente de que con un descenso en su currículum la problemática para encontrar trabajo hubiera sido el doble de complicada, por lo que agradeció la confianza de la Directiva encabezada por Adolfo Ríos y el respaldo de Amado Yáñez, el dueño. “Al final siempre se agradece porque hicimos un torneo acorde para calificar aunque descendió el equipo y es difícil para uno volver a tener una oportunidad y yo la tuve casi inmediatamente y agradecerle a mi Directiva por tener esa confianza, y sólo me queda trabajar al máximo, tener un equipo que compita y que de satisfacciones”, expresó el entrenador emplumado. ‘ESTA OPORTUNIDAD SE TARDÓ EN LLEGAR’ Hace algunos años cuando decidió separarse de Javier Aguirre para tomar las riendas del San Luis, mucho se habló de que Ignacio Ambriz se había precipitado en su decisión. Sin embargo, el estratega expresó todo lo contrario, pues para él, una oportunidad en la que no estuviera en juego un descenso o no llegar como “bombero” se tardó en aparecer por los méritos hechos. “Creo que sí (se tardó en llegar la oportunidad), no voy a negar que no porque no es lo mismo estar en un equipo que pelea el descenso donde la exigencia día a días es mucho mayor, que un equipo que aspira a meterse entre los mejores ocho, pero al final es trabajo, dedicación. “Al final es el crecimiento de tener un poco más de partidos, de equivocarte lo menos posible, me siento con más confianza en mi estilo, con mejores tablas y siempre el aprendizaje se da a través de cada torneo que diriges sacando las conclusiones”, manifestó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×