Victoria refrescante para El Rebaño

Chivas consiguió su primera victoria del torneo en casa ante los Potros del Atlante. Un triunfo que calma las aguas agitadas en el entorno de Benjamín Galindo.
Estadio Omnilife, Guadalajara -
  • Chivas consiguió su primera victoria en el torneo
  • Rafael Marquez Lugo logró el gol del triunfo
  • El encuentro terminó en medio de un torrencial diluvio en el Omnilife

El clima y el futuro de Benjamín Galindo, así como el del Guadalajara en el inicio del torneo Apertura 2013 eran inciertos en la tarde dominical. Cuando comenzó a oscurecer en el horizonte, y a volverse negro el panorama, apareció el refresco necesario para saciar la sed. Había hambre de triunfos, de buen futbol, y también sed de agua en la calurosa Guadalajara. El Dios Tlaloc y Rafael Márquez Lugo se encargaron de devolver la calma en el Estadio Omnilife, para conseguir el triunfo por la mínima diferencia. Chivas consiguió su primera victoria del torneo en casa ante los Potros del Atlante. Un triunfo que calma las aguas agitadas en el entorno de Benjamín Galindo, quien entendió que había que hacer lo que fuera para conseguir los tres puntos. En el entendido, el técnico rojiblanco se la jugó con cambios fundamentales: Héctor Reynoso, Miguel Ponce, Marco Fabián y el delantero Miguel Sabah fueron relegados al banquillo de suplentes. Pero ni así le salieron las cosas a Benjamín Galindo. Los hombres que ingresaron al campo en lugar de los habitualmente titulares no pudieron resolver las carencias del cuadro rojiblanco. Pasaron 45 minutos sin que Guadalajara tuviera una ocasión clara, de verdadero peligro, en donde pusieran a sufrir al guardameta Yosgart Gutiérrez. Hubo avisos e intentos de generar desequilibrio, Giovani Casillas tuvo una actuación sobresaliente pero sin que fuera definitoria a favor del cuadro local. Atlante tuvo una sola clara en el trámite de la primera mitad. Alejandro Vela, al minuto 33,  metió un disparo de zurda, que fue contenido por Luis Ernesto Michel, siendo una de las escasas ocasiones de la primera mitad. La afición, que no quedó satisfecha ni contenta con el trabajo del equipo local en la parte inicial, los despidió con una sonora silbatina. Insatisfechos y hasta molestos por el pobre espectáculo, los espectadores que hicieron una regular entrada, exigieron un cambio urgente en el equipo. Para el segundo lapso, Benjamín Galindo decidió modificar mandando al campo a Marco Fabián, a la espera de que su futbol despegara en la medida que se espera por parte del “10” rojiblanco. En el arranque de la segunda mitad, los atlantistas buscaron herir la cabaña de Michel. Llegó un remate de cabeza de Mauricio Romero que se impactó en el travesaño, la pelota quedó viva y Miralles remató con deficiencia para entregársela al arquero rojiblanco. Ante tal insistencia, Chivas reaccionó y de inmediato puso orden a las cosas, cuando la lluvia se soltó en el poniente de la capital jalisciense. Al 59' y tras un largo trazo al frente en contragolpe, Rafael Márquez Lugo le pegó de tres dedos a la pelota ante la salida de Yosgart Gutierrez y definió el gol de la ventaja. Atlante se lanzó al frente en busca del empate y ante una constante insistencia, el técnico de Chivas se vio obligado a formar en el fondo con línea de tres para los últimos minutos, haciendo ingresar a Héctor Reynoso, quien acompañó a Álvarez y Vidrio en la zaga. Pero más insistente que el Atlante, fue la lluvia en el Estadio Omnilife, que después derivó en una tremenda granizada. Ni con el tiempo de reposición encima, el árbitro Marco Rodríguez decretaba el final. Chivas sació su sed de goles, de triunfos y también de lluvia. Consiguió su primer triunfo y apaciguó el entorno que comenzaba a inquietarse ante el incierto arranque.

No te pierdas