Cátedra fallida del 'Profe' ante los Rojinegros

El pizarrón se quedó en blanco, y el grupo sin avance en la lección. Rayados empató 0-0 ante el Atlas, en el debut del "Profe" Cruz al frente del plantel.
 El pizarrón se quedó en blanco, y el grupo sin avance en la lección. Rayados empató 0-0 ante el Atlas, en el debut del "Profe" Cruz al frente del plantel.  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico, Monterrey, Nuevo León,... -
  • Debutó el 'Profe' Cruz sin triunfo en el Tec
  • Regios y tapatíos terminaron con un hombre menos

El pizarrón se quedó en blanco, y el grupo sin avance en la lección. Rayados empató 0-0 ante el Atlas, en el debut del “Profe” Cruz al frente del plantel.

Gris resultó la presentación del nuevo técnico rayado en la Liga, sin transformar a un Monterrey que parece sobrecargado mentalmente, y que pese a intentarlo, dejó vivir a uno de los rivales más flojos según la tabla.

Era una misión que obligaba al triunfo, no sólo por la comprometida posición en el torneo, sino por el estreno en el banquillo. Era imperativo un resultado que devolviera la confianza, y que calmara la presión por dejar en el despido al técnico más exitoso en la historia del equipo regio.

Pero en tiempos de carencias, Rayados tiene más elementos para pedir prestado.

Un Monterrey borroso, empañado, como confundido en el campo, se bañó en sudor en busca del triunfo, pero sin refrescar las ideas futbolísticas. No fue el desastre que muchos presumen, tampoco la reacción que muchos esperan. En medio de todo, ahí, justo, se situó el plantel.

El abucheo del graderío enmarcó una noche más sin triunfo para los albiazules, en un torneo que si bien no llega a la mitad del calendario, ya desde ahora parece dejar fuera de planes a la Sultana.

La Pandilla llegó a siete unidades en ocho partidos, aún matemáticamente con muchas combinaciones, pero sin un real sustento para pelear la punta.

Atlas, por su cuenta, se paró en el campo rayado con el mismo temperamento de quien se juega la vida, y defendió con todo el punto, cazando un error que le diera algo más. Los pupilos de Asad enseñaron que si querían, podían dañar a este Monterrey, pero la tarea pareció más enfocada en salir con vida, algo que cumplieron a cabalidad.

Con la igualada, Atlas llegó a cinco unidades, igualmente lejos del protagonismo del torneo anterior, pero sembrando de reojo para motivos del descenso.

Fue una noche candidata al olvido, para un público que los últimos años se acostumbró a las mieles del triunfo. Con tres bajas ofensivas, “El Profe” Cruz tuvo un debut que poco cambia el panorama deportivo, y por el contrario, hasta pareció confundir más a un equipo que ya no sabe a lo que juega.

Sin Arellano, Neri ni “Chelito”, el nuevo entrenador tuvo que echar mano de su cantera, y Gael Acosta vivió su debut en la Liga. La actuación descarada del juvenil hizo olvidar por un momento la partida del también canterano Jesús Corona al Twente de Holanda, aunque sin pesar en el marcador.

La contraparte fue Efraín Juárez, quien recibiendo la oportunidad titular como lateral derecho acabó abucheado al salir de cambio, luego de fallar decisiones fáciles.

Las emociones se dieron a cuentagotas, como en un programa improvisado.

Al 13’ Acosta dio muestras de su calidad, y tras combinarse con Suazo desbordó por la izquierda y centró con precisión, pero el andino cabeceó incómodo a puerta, fácil para el arquero.

Los rojinegros por su cuenta crearon peligro en los balones parados, exhibiendo a una zaga que hoy carece de sistema. Apenas a los cuarenta segundos del inicio, Jonathan Orozco había volado a contramano para salvar un cobro de tiro libre de Ponce, en la jugada que presagiaba lo peor para el cuadro de casa.

El ataque albiazul apareció repetitivo, aislado, sin ensayo, y todo se resume en la función de Lucas Silva, quien apareció como media punta, sin gravitar al frente y sin apoyar atrás.

Para el complemento Rayados asumió el reto y cambió a Silva y Juárez por Madrigal y Moreno.

Eran instantes de organizarse, cuando el plantel regio quedó comprometido al perder a Severo Meza por roja directa, tras un planchazo sobre Chávez. Atlas vio que era la oportunidad de ir por el partido, y merodeó el área rayada, aunque sin atreverse disparar. Lo más claro llegó al 72' cuando Basanta y Vuoso forcejearon frente al marco, y el defensor pareció jalar al final al delantero, pero el árbitro Luis Enrique Santander la consideró al revés.

Era el instante en que el hincha regio se mordía las uñas, sólo que al 77’ Erpen emparejó las cifras en expulsiones, y se fue temprano al vestidor por un planchazo sobre el recién ingresado Moreno.

La tribuna impulsó para que se diera el milagro, ése que en el proceso anterior acompañó la buena estrella del equipo. Pero Suazo jamás pudo entenderse con Madrigal, y entre los dos se encargaron de perder muchos balones que prometían.

Aún al 94’ Suazo cobró un tiro libre, y Basanta peinó agónicamente en un balón que se paseó frente al marco, pero que acabó esfumándose por la meta, junto con las esperanzas de triunfo.

El final llegó y el grueso del graderío abucheó, mientras la barra La Adicción difería lanzando apoyo al equipo. Media hora antes, todos habían estado de acuerdo evocando con un coro a Vucetich, el rey caído que fue el gran ausente del sábado, y que por lo pronto, con un Rayados que agoniza, se mantiene como un recuerdo difícil de borrar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×