Por la renta del camión, afición de Chivas se tuvo que ir del 'Volcán'

El tiempo de la renta expiró, y los dos camiones llenos de aficionados de Chivas no pudieron quedarse para ver el desenlace final del juego entre Tigres y Guadalajara.
El tiempo de la renta expiró, y los dos camiones llenos de aficionados de Chivas no pudieron quedarse para ver el desenlace final del juego entre Tigres y Guadalajara.
 El tiempo de la renta expiró, y los dos camiones llenos de aficionados de Chivas no pudieron quedarse para ver el desenlace final del juego entre Tigres y Guadalajara.  (Foto: Alejandro Martínez)
Estadio Universitario, San Nicolas de los... -
  • El retraso de partido afectó a la afición de Chivas, al final en la tribuna sólo se quedó los porristas que eran de la ciudad.

El tiempo de la renta expiró, y los dos camiones llenos de aficionados de Chivas no pudieron quedarse para ver el desenlace final del juego entre Tigres y Guadalajara, cotejo que fue suspendido más de una hora por la fuerte tormenta que se dejó sentir en la Sultana del Norte. El partido estaba suspendido y aún no había un veredicto sobre si se jugaría o no, y con todo el pesar, la afición del Rebaño tuvo que hacer la petición a los de Seguridad para ser retirados, ya que tenían que irse, o si no se les cobraría más. Su salida fue entre felicidad e incertidumbre, ya que no estarían presentes en el desenlace del cotejo, el cual Chivas tenía ganando hasta finalizada la primera mitad con gol de Aldo De Nigris. “Tenemos que regresarnos, ni modo, a seguir el partido por el celular, así es esto, pero seguro Chivas dejará todo en la cancha y ganará”, expresó un aficionado antes de subir al autobús. En la tribuna de General sólo volvieron a ingresar una veintena de seguidores del Rebaño, que fueron los únicos testigos del final del partido. Pero no sólo la afición visitante disminuyó, también la de Tigres brilló por su ausencia, ya que al medio tiempo el estadio estaba lleno, y una hora y media después, cuando fue reanudado el encuentro, el inmueble nicolaita tenía apenas una quinta parte del aforo. Las razones de muchos fueron la desesperación en medio de la lluvia, además de que fue mucho tiempo para tomarse la decisión de si seguiría el juego, y no faltó quien tuviera precaución por la tromba que obligó a detenerse el cotejo.

No te pierdas