Atlante, caída libre en cinco años

En cinco años Atlante pasó de ser el Campeón del futbol mexicano a ser uno de los principales candidatos a descender.
En cinco años Atlante pasó de ser el Campeón del futbol mexicano a ser uno de los principales candidatos a descender.
 En cinco años Atlante pasó de ser el Campeón del futbol mexicano a ser uno de los principales candidatos a descender.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • Hace cinco años peleaban una Final, el sábado Potros y Pumas chocarán como último y penúltimo de la clasificación
  • Gabriel Pereyra apuntó que el equipo que ganó el título en 2007 era un equipo con hambre de triunfo y gloria
  • El ahora Auxiliar Técnico dijo que ya comienzan a pensar en sumar puntos para enfrentar la pelea porcentual

En cinco años Atlante pasó de ser el Campeón del futbol mexicano a ser uno de los principales candidatos a descender. Los Potros que en el Apertura 2007 le ganaron la Final a los Pumas y levantaron su tercer título de Liga, once torneos después ocupan el último ligar de la Tabla General con tres puntos, además de ser el sotanero en la Tabla Porcentual. En un lustro los Potros de Hierro fueron perdiendo terreno. Fueron desapareciendo del protagonismo fugaz que tuvieron de la mano del técnico José Guadalupe Cruz. Ahora son, junto a Pumas, uno de los equipos en números rojos. Dos unidades de 30 posibles, ocho goles en 900 minutos, último lugar de visita, penúltimo de local y peor defensiva, son algunos de los datos que reflejan la crisis que atraviesa el cuadro de Cancún que es uno de los cinco clubes de la Liga que ya hizo un cambio en el banquillo. Sin pretender hacer comparaciones entre el Campeón del 2007 y el actual plantel, el ex mediocampista argentino y hoy Auxiliar Técnico en el cuadro azulgrana, Gabriel Pereyra, manifestó que el equipo que bordó la tercera estrella en el escudo atlantista era un equipo mentalizado para ganar, humilde, con jugadores que exigían una revancha futbolística y sobre todo, un grupo con hambre de triunfo y gloria. “No me gusta hacer comparaciones. Lo que era el equipo en esa época, era un equipo muy trabajador, muy humilde, un equipo que jugaba bien al futbol, que se paraba en cualquier cancha y sabía que éramos competitivos, nunca le tuvimos miedo a nadie, jugábamos de igual a igual. Era un equipo que tenía hambre de victoria, de gloria. “Era un equipo que estaba mentalizado para ganar, que tenía mucha hambre y que jugaba con el corazón. Varios venían con una revancha particular, yo venía de estar descartado de Cruz Azul, otros jugadores también venían desechados de otros clubes, el caso de David Toledo, de Joel González de Monterrey, Fernando López…”, expresó en entrevista telefónica para Medio Tiempo. Cinco años después, esa misma hambre de triunfo es la que el “Místico” Pereyra quiere inculcar en los futbolistas que conforman la actual plantilla azulgrana, plantilla que pese a las diferencias en números y estadísticas, dijo, “es parecida a la que teníamos en 2007”.    Lo único que no cuadra, expresó, es que no ha llegado la victoria que sirva como trampolín para salir del hoyo, y si bien ya no pensar en la Liguilla, sí pensar en sacar la mayor cantidad de puntos para enfrentar de manera más cómoda la pelea por el descenso la próxima temporada. “Es un equipo que también tiene mucha hambre, que trabaja fuerte. Qué les reclamas si toda la semana los ves trabajando de forma intensa, entrenando fuerte. Estos chicos tienen esa hambre de gloria, lo que pasa es que no se nos han acompañado los resultados, creo que si  este equipo se logra liberar será un equipo que puede crecer y puede sacar ventaja con los demás equipos que pelea el descenso”. YA PIENSAN EN LA PELEA PORCENTUAL Con dos unidades de 30 posibles y con tan sólo 21 en disputa, Pereyra es consciente de que la campaña está prácticamente perdida, sin embargo dijo que no es motivo para “aflojar”, ni hacer confianza, ya que aunque la presión del descenso aún no se ve reflejada en los jugadores, ya es un tema en el cual comienzan a pensar.  “Tenemos confianza, se los repito a diario y que confiamos en ellos a muerte y es por eso que todavía no se ve el nerviosismo, no es un equipo desordenado, no es un equipo que juegue a no perder, se ve un equipo con idea que todos los partidos sale a ganar. “Tratamos que olviden todos esos temas que hay, que a veces es imposible quitártelos de la cabeza”, finalizó.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×