Se "come" Cardozo a Memo Vázquez

Como un fiel reflejo del "demonio", José Saturnino Cardozo se pasea en el área técnica y refleja actitudes que contrastan ante la pasividad que por momentos invade a Guillermo Vázquez en el mismo...
Como un fiel reflejo del "demonio", José Saturnino Cardozo se pasea en el área técnica y refleja actitudes que contrastan ante la pasividad que por momentos invade a Guillermo Vázquez en el mismo territorio.
 Como un fiel reflejo del "demonio", José Saturnino Cardozo se pasea en el área técnica y refleja actitudes que contrastan ante la pasividad que por momentos invade a Guillermo Vázquez en el mismo territorio.  (Foto: Notimex)
Estadio Nemesio Diez, Toluca -
  • El estratega celeste tuvo que modificar su planteamiento en el medio tiempo

Como un fiel reflejo del “demonio”, José Saturnino Cardozo se pasea en el área técnica. Sus firmes pasos mientras observa el partido y el cómo medita el funcionamiento del Toluca, contrastan con la pasividad que por momentos invade a Guillermo Vázquez en el mismo territorio. Jugada polémica, jugada que es reclamada por el timonel escarlata con gritos, aspavientos o con un simple señalamiento al cuarto árbitro que apela a la paciencia para escuchar al paraguayo, mientras su contraparte celeste sólo observa. Y es que mientras Cardozo entendió la importancia de sacar ventaja en el “infierno”, Guillermo Vázquez se equivocó al tener la precaución como principal argumento, consciente de la solidez defensiva que su equipo había tenido en 17 jornadas, pero sin haber enfrentado la dinámica escarlata que hoy apareció. Con Esquivel, Rojas, Brizuela y Velasco, Cardozo logró abrir los espacios que la defensa celeste no había mostrado y que en cinco minutos mostró para desmoronarse ante la eficacia de un Toluca que recordó lo hecho antes del final de la Fase Regular. Y es que mientras el estratega cementero tuvo que recomponer su defensa ante la desventaja y la lesión de Jair Pereira, Cardozo optó por Sinha y el “Pájaro” Benítez con la intención de finiquitar la eliminatoria desde la ida y salvo que siete días sean tiempo suficiente para que aparezca la ofensiva celeste, lo logró. Ambos equipos fueron reflejo de sus entrenadores, uno efusivo, extrovertido y sin guardarse nada, mientras que su rival se atuvo a la paciencia, tranquilidad y reflexión que nulos resultados le entregó para iniciar la Liguilla.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×