No hubo gracia en Clásico Regio

Hay 0-0 que saben diferente, y el de Rayados y Tigres de este sábado debe tenerse como un adiós agridulce a la cancha del Tec, con un partido bien jugado y de buena cantidad de llegadas, pero...
Hay 0-0 que saben diferente, y el de Rayados y Tigres de este sábado debe tenerse como un adiós agridulce a la cancha del Tec, con un partido bien jugado y de buena cantidad de llegadas, pero manchado con un empate sin daños.
 Hay 0-0 que saben diferente, y el de Rayados y Tigres de este sábado debe tenerse como un adiós agridulce a la cancha del Tec, con un partido bien jugado y de buena cantidad de llegadas, pero manchado con un empate sin daños.
Estadio Tecnológico, Monterrey, Nuevo León,... -
  • Igualan norteños sin goles en el Tec
  • Monterrey apareció dominante, pero se desinfló al final
  • Los felinos tuvieron las más claras, pero siguen en crisis de gol

Hay 0-0 que saben diferente, y el de Rayados y Tigres de este sábado debe tenerse como un adiós agridulce a la cancha del Tec, con un partido bien jugado y de buena cantidad de llegadas, pero manchado con un empate sin daños. Los cuadros regios se enfrascaron en una batalla de buenas emociones y detalles técnicos, pero se fueron sin vencedor ni vencido, en un duelo que deja un sabor enrarecido las dos aficiones. Fue un Clásico ríspido, corto de riesgos pero sobrado de esfuerzos, donde al final la brillantez asomó a cuentagotas, pero donde los vaivenes le dieron un ritmo trepidante por momentos a la batalla, aunque insuficiente para reflejar un ganador. Monterrey mejor al primer tiempo, teniendo más la pelota y generando más llegadas, pero Tigres dominante en el complemento, logrando tener las opciones más claras del partido, aunque igualmente sin fortuna.

Los procesos de ambos entrenadores, Ricardo Ferretti y José Guadalupe Cruz, siguen sin convencer a su entorno. Monterrey vive con sólo un triunfo en cinco juegos, ya con dos empates de local. Y si bien los felinos pueden hablar de una mejoría respecto a sus primeros compromisos, su realidad es que siguen sin encontrar el gol, siendo la peor ofensiva de la campaña, y el equipo que ocupa el último puesto de la tabla general, aún sin probar la victoria en la Liga.

Con el resultado Rayados llegó a seis unidades, mientras que Tigres sumó apenas su segundo punto en cinco partidos.

Y en el debate de quién mereció más la victoria, Rayados tendrá a su favor que fue el plantel que buscó más el triunfo, incluido con las decisiones de su banquillo, mientras que Tigres destacará que tuvo las llegadas más claras, aunque fueran menos frecuentes.

El cuadro albiazul aparecía en el ambiente como el ligero favorito para el duelo, no sólo por estar de local, sino por andar mejor en la naciente campaña.

La actitud fue bien asumida por un plantel del "Profe" Cruz que debutó su ofensiva en el duelo del orgullo, al hacer dupla Morelo y Marlon en el frente, guardando a César Delgado como relevo. Tigres en tanto mandó su cuadro estelar encabezado por Lobos, Danilinho, Damián y Pulido, guardando en la banca a hombres como Burbano, Lugo y Pacheco. El arranque fue con unos locales creciendo en el campo, aunque sin tino para abrir el marcador. El primer alarido en la tribuna llegó al 17', cuando en un pase filtrado, Marlon enfiló contra el arquero felino y su disparo pegó en el poste quedando a merced de Morelo, pero se le marcó un inexistente fuera de lugar que hizo crecer la jugada a los ojos del público. Dos minutos más tarde, Zavala cabeceó con claridad a la meta de Tigres, pero esta vez ‘Matute’ salvó a dos manos lo que parecía convertirse en el gol albiazul. La presión rayada era creciente, y al 20’ Basanta cabeceó de frente en el área universitaria, pero esta vez la pelota se fue agónica por un costado. Al 27’ Morelo bailó por la punta izquierda y dejó en el suelo a Hugo Ayala para enfilar al área con ventaja, donde centró para un encarrerado Marlon que sin embargo puso el esférico encima del marco. Tigres fue enderezando poco a poco las acciones, y al final del primer tiempo por poco y se pone al frente, cuando tras una falla en la salida de Rayados, la pelota se paseó por el área albiazul de lado a lado, hasta que Torres Nilo metió un centro pasado donde Danilinho llegó sólo a cabecear, pero atrás Jonathan Orozco salvó a dos manos. Los nervios salieron de la playera auriazul para el complemento, y Tigres apareció más claro para ganar el medio campo y salir a velocidad, generando momentos de nerviosismo en las tribunas del Tec, así como esperanza en una mancha amarilla por la escasa porra visitante. El alarido felino se desató al 75’, cuando en un tiro de esquina, el recentro de Juninho dejó a Pulido mano a mano con Orozco, pero dejó la pelota en el poste, para que después reventara Basanta con apuros. 'Chelito' se mostró en el partido un minuto más tarde con una volea desde la media luna, remate que murió apuradamente en las manos del arquero felino. Ya para entonces Rayados había cambiado a Jesús Zavala para incorporar a César Delgado, mientras que Ricardo Ferretti respondió sacando a Damián Álvarez para mandar al refuerzo argentino Emanuel Herrera, ajuste que le cambió la cara al partido. Con dos puntas fijas, Tigres pareció soltarse los amarres, y al 84’ Danilinho encontró un rebote en el área y se tendió una tijera que iba a las redes, pero un Orozco milagroso salvó en la raya lo que parecía el 1-0 felino. Rayados se había decidido a ir por todo, y para el 87 sacó a Morelo y Cardozo para ingresar a Arellano y Cándido Ramírez. Un minuto más tarde, La Pandilla tuvo al fin una aproximación en el complemento, y Delgado condujo una descolgada hasta el área felina dejándole medio gol a Arellano con un pase a segundo palo, pero el delantero no alcanzó a puntear a las redes. Monterrey se adueñó del final y presionó sobre el cierre en busca del triunfo, pero su acecho fue infructuoso, y a los tres del final el árbitro Roberto García Orozco pitó el final, sellando un Clásico bien jugado, aunque sin premio, y que al final valió para algunos abucheos de la tribuna.

No te pierdas