Sambueza rompió la malaria americanista

La malaria americanista terminó, de una forma poco ortodoxa, pero igualmente válida para cantar de nuevo victoria en el Clausura 2014.
La malaria americanista terminó, de una forma poco ortodoxa, pero igualmente válida para cantar de nuevo victoria en el Clausura 2014.
 La malaria americanista terminó, de una forma poco ortodoxa, pero igualmente válida para cantar de nuevo victoria en el Clausura 2014.  (Foto: Notimex)
Estadio Tecnológico, Monterrey, Nuevo León, México -
  • Las Águilas sufrieron, pero vencieron a Rayados en el Tec
  • Morelo anotó su primer gol en la Liga, pero no pudo evitar la derrota

La malaria americanista terminó, de una forma poco ortodoxa, pero igualmente válida para cantar de nuevo victoria en el Clausura 2014.

Las Águilas hicieron lo necesario para superar al Monterrey a domicilio, y con goles de Erik Pimentel y Rubens Sambueza rompieron la racha de tres derrotas al hilo, para mantenerse con vida de cara a la Liguilla.

No, la realidad es que el equipo de Mohamed sigue sin acercarse a lo que fue en su etapa con Herrera, y sigue sin plantarse un estilo como el que distingue al ‘Turco’ como entrenador.

Pero con conceptos básicos bastante prácticos, el plantel azulcrema tuvo para ser mejor que Monterrey en el cotejo, no obstante a terminar sufriendo por la reacción bravía de los albiazules.

El resultado deja a los capitalinos con 15 unidades en el tercer puesto del torneo, mientras que Rayados se queda en nueve, aún en en la pelea, pero necesitado de ligar victorias para meterse de lleno.

Toda la esperanza que renació en la afición regia tras el cese del "Profe" Cruz y el triunfo la semana previa ante el Atlas se diluyó viendo a un plantel de La Pandilla superado en el campo, y muy limitado técnicamente. El proceso de reinventarse está en marcha, pero con muy pocos argumentos para tumbar protagonistas.

Sin Marlon ni "Chupete", ambos lesionados, Barra mandó al campo un ataque orquestado por Lucas Silva, Neri Cardozo y César Delgado, buscando jugar a ras de pasto y entrar en base a paredes.

Pero el acompañamiento es un lujo que Monterrey no se puede pagar en la actualidad, y poco a poco cayó en el juego del rival, que sin presionar en cancha ajena logró imprimir el ritmo y los balones que le convenían.

Y así, en un duelo relativamente parejo, América encontró a balón parado todo lo que no pudo hallar hilvanando su llegada. Fue al 35’ cuando Osvaldo Martínez cobró un córner, Aguilar peinó con veneno, y Pimentel llegó sobre la raya para cerrar la pinza, en el 1-0 que Orozco cargó en complicidad y que dio sentido a las acciones.

Monterrey requería modificar, y al medio tiempo Barra sacó a Efraín Juárez y metió al colombiano Wilson Morelo, quien dio una de sus mejores demostraciones en México, pero lejos de ser un mesías para los albiazules.

El primer aviso llegó al 48’cuando Morelo llegó para rematar un tiro-centro, y la pelota besó las redes pero por la cara posterior del poste.

La iniciativa albiazul permitió al América vivir sus mejores contragolpes, y el arquero regio Jonathan Orozco trabajó tiempo extra sacando remates de Jiménez, Sambueza y Molina, evitando lo que olía a una humillación en la mítica casa rayada.

Barra se jugó lo último mandando a Cándido Ramírez y el canterano Ulices Briseño por Arellano y Osorio, y la presión rindió frutos más por el riesgo que por claridad.

Fue mediante un centro de César Delgado que salió desviado en el área y que le cayó a segundo palo a Morelo para firmar de volea al ángulo el 1-1 que se festejó con todo al 80'.

La Pandilla soñaba con otro punto valioso y hasta más, pero Lucas Silva estrelló dos remates en el poste en una misma jugada, ahogando el grito de gol a 5' del del final.

Y el adagio de gol fallado es gol en contra se cumplió a la siguiente jugada, cuando Aguilar penetró a velocidad por derecha, superó a Cándido Ramírez y puso un centro que salió rebotado para Sambueza, quien llegó al área chica para saludar el 2-1 que echó por tierra la reacción norteña.

El dramatismo lo puso al final Jonathan Orozco al subir a rematar una pelota parada en compensación, pero su cabezazo murió en las manos de Moisés Muñoz.

Y dos minutos después el canterano Briceño apareció para bombear una pelota en una mala salida de Muñoz, pero la pelota se fue por encima del marco, junto con las esperanzas de un resultado distinto para la afición local.

En la fecha 10 Rayados visitará al Pachuca, mientras que el América recibirá al Santos.