Omar Bravo, agradecido con Atlas

En algunos meses, Omar Bravo pasó del odio al amor y luego viceversa. El delantero sinaloense pasó de Atlas a Chivas en poco menos de 12 meses, con una historia vertiginosa.
Guadalajara, Jalisco -
  • Bravo defendió los colores rojinegros durante un año, en el 2013
  • No le preocupa cómo lo recibirá la afición del Atlas el sábado
  • Espera recuperarse por completo de su lesión

En algunos meses, Omar Bravo pasó del odio al amor y luego viceversa. El delantero sinaloense pasó de Atlas a Chivas en poco menos de 12 meses, con una historia vertiginosa. A inicios del 2013, con muchas dudas, el segundo máximo goleador de Chivas en su historia se vistió de rojinegro, convirtiéndose en una de las transacciones más polémicas del futbol mexicano en los últimos años. En ese año, Bravo convirtió 13 goles que le hicieron ganarse el respeto y hasta la admiración de un sector de la “Fiel” rojinegra, que colaboraron para llevar al equipo a una Liguilla después de años de no alcanzar dicho objetivo. En contraparte, la afición de su actual equipo, el Guadalajara, se resistía a la idea de verlo regresar a enfundarse de los colores rojiblancos, tras adquirir de nueva cuenta sus derechos federativos, a mediados de ese año. Inclusive hubo aficionados a Chivas que se opusieron a su vuelta. “Entiendo que hubo situaciones en un principio y por obvias razones no iba a ser el más querido, hubo muchos comentarios, pero el equipo y en la parte individual que me tocó, hicimos nuestro trabajo. Al final ellos me despidieron bien, no tengo idea de cómo pueda ser recibido pero yo pertenezco a Chivas y voy a dar todo por Guadalajara”, reconoció Bravo, en charla con Medio Tiempo. ESPERA CON ANSIAS SU REGRESO Tras dos partidos entre algodones, al sufrir una lesión muscular, Bravo vive con ansias la posibilidad de volver al equipo titular para el encuentro del sábado. El proceso de recuperación va por buen camino, y hasta ha tenido que realizar dobles sesiones de rehabilitación, con el fin de volver cuanto antes. “Con mucha ansiedad, difícilmente a alguien le gusta ver los partidos desde la tribuna, es la parte que me ha tocado, apoyar al grupo. Estoy bien, voy mejor, he seguido las indicaciones en la rehabilitación y avanzando. Estoy con toda la disposición, yo sí quiero, pero hay quienes mandan y ponen un alto”, expuso, sabiendo que la decisión final será del cuerpo técnico.

No te pierdas