Son plazas nuevas sinónimo del fracaso

Los últimos descensos de Atlante y Zacatepec en Primera División y el Ascenso MX, respectivamente, confirmaron que revivir o abrir nuevas plazas es sinónimo del fracaso.
Los últimos descensos de Atlante y Zacatepec en Primera División y el Ascenso MX, respectivamente, confirmaron que revivir o abrir nuevas plazas es sinónimo del fracaso.
 Los últimos descensos de Atlante y Zacatepec en Primera División y el Ascenso MX, respectivamente, confirmaron que revivir o abrir nuevas plazas es sinónimo del fracaso.  (Foto: Notimex, )
Ciudad de México -
  • Los últimos descendidos confirmaron las dificultades para ampliar el mapa futbolístico

La tradición se impone cuando se trata de refrescar la baraja de sedes en el futbol mexicano. Los últimos descensos de Atlante y Zacatepec en Primera División y el Ascenso MX, respectivamente, confirmaron que revivir o abrir nuevas plazas es sinónimo del fracaso. Así como Cancún se frustró con los Potros y Zacatepec con los Cañeros, otros ejemplos de ciudades que no han tenido éxito en su afán por renovar el mapa futbolístico mexicano en los últimos años son Aguascalientes, con Necaxa en la Liga de Ascenso, o Ciudad Juárez, con los desaparecidos Indios. Además, Culiacán con los Dorados en el Circuito Menor y las Ballenas de Galeana en esa división a punto del descenso son otros referentes. Al Atlante le duró un semestre el idilio en Cancún. El Apertura 2007 fue su primero en el paraíso quintanarroense y apenas en él consiguieron el campeonato.

Después de ello comenzaron las campañas de pobres resultados y similar calidad de entradas, hasta que siete años después el descenso los alcanzó este torneo, con la incertidumbre de mantenerse en Cancún o hacer maletas hacia Ciudad Nezahualcóyotl o Acapulco. Así como los Potros descenderán al final de este semestre, el Zacatepec igual se irá del Ascenso MX a la Segunda División, apenas seis meses después de haber comprado la franquicia del Irapuato e intentado renovar esa plaza morelense, alguna vez histórica. Vecinos de ellos han sido las Ballenas de Galeana, también de reciente creación pero los principales perfilados para iniciar en el sótano porcentual del Circuito Menor el próximo año futbolístico. Esa historia confirmaría a Morelos como plaza “maldita”, ya que ahí también han desaparecido los Pumas Morelos y los Colibríes, de Xochitepec. Antes de que los Potros hicieran mudanza del D.F. hacia el interior de la República, el Necaxa se olvidó de sus raíces, de alrededor de 80 años de historia y dejó de ser capitalino para convertirse en hidrocálido. Ahí en Aguascalientes ha vivido dos descensos (Clausuras 2009 y 2011), un cambio de dueños y actualmente se ilusiona otra vez con ser campeón para pelear por recuperar la categoría. En Ciudad Juárez, los Indios sólo duraron dosaños en Primera División para luego dejaro sin futbol a dicha ciudad chihuahuense a partir del Apertura 2010.

Menos desafortunada pero igualmente triste fue el destino en Culiacán, donde los Dorados militaron en la Máxima Categoría sólo dos años, entre el Apertura 2004 y el Clausura 2006, aunque ahora vuelven a la pelea por ascender.

No te pierdas