Despidieron a Lucas Lobos con lágrimas

La afición se dio cita en el aeropuerto para despedir al jugador naturalizado mexicano.
La afición se dio cita en el aeropuerto para despedir al jugador naturalizado mexicano.
 La afición se dio cita en el aeropuerto para despedir al jugador naturalizado mexicano.  (Foto: Óscar Adrián Velázquez)
Monterrey, Nuevo León -
  • El volante arribó a Monterrey para alistar su mudanza
  • Jugará con el Toluca a partir de la próxima campaña

Igual que un día de enero del 2008, Lucas Lobos cruzó este jueves la puerta de arribos nacionales del Aeropuerto de Monterrey. La gran diferencia, es que ahora lo hizo convertido en leyenda, al son de cientos de gargantas que clamaban por verlo quedarse. El volante argentino, reciente bomba del Draft del futbol mexicano, regresó de la Riviera Maya donde rompió concentración con Tigres, y probó una vez más el cariño de la afición regia, que acudió en gran número a despedirlo y a darle las gracias por su etapa auriazul. La magna despedida fue convocada de varias formas en redes sociales, aunque muchos, sin acceso a la tecnología, llegaron movidos simplemente por el llamado del corazón. Faltaban veinte minutos para las cinco de la tarde, cuando Lobos asomó entre los usuarios de la terminal, y la sala de espera se volvió una sucursal del Volcán. "Oe, oe, oe, oe, Lobos, Lobos", cantó la multitud, mientras una representación de la barra Libres y Lokos organizaba los ritmos con bombo y metales. El desorden imperó en el lugar, y el ídolo pronto pasó del homenaje a la incomodidad, al vivir una auténtica odisea camino a su automóvil. En medio de las muestras de apoyo, una aficionada, de nombre Priscila Herrera, se distinguió como la más conmovida, al llorar a unos metros del ídolo, quien no dejaba de agradecer. "Gracias Lucas, nunca te vamos a olvidar, que te vaya bien donde quiera que juegues siempre", alcanzó a decir la seguidora, quien sin empacho dejó fluir sus emociones ante el futbolista. El canto tradicional brotaba entre aplausos y un sentimiento extraño en el ambiente "Vamos Lucas Lobos, oh, oh, oh". Otra joven estalló en llanto al ver el vehículo retirarse, mientras un varón la arropaba a manera de consuelo. El mensaje quedó claro. La gente de Tigres no olvidará al fino volante de delgada estampa, quien un día de enero del 2008 cruzó la puerta de arribos del aeropuerto siendo un total desconocido, para años después despedirse como una leyenda de Tigres.

No te pierdas