La Chica MT se despidió de Brasil 2014

Sé que no soy la misma Isabel de la que se subió al avión rumbo a Brasil hace casi un mes.
Ciudad de México -

De regreso a la realidad... Sé que no soy la misma Isabel de la que se subió al avión rumbo a Brasil hace casi un mes. Cambios, aprendizajes y cierre de ciclos. Me enfrenté no sólo al miedo de pararme frente a la cámara, sino a mi misma; a mis inseguridades, tanto en el sentido de estar haciendo algo completamente nuevo, como en el no sentirme preparada. Al principio me sentía torpe, trabada, falsa, incómoda. Pero poco a poco con la práctica, la paciencia y los consejos de Aldo y Ramses (Camarógrafos y ahora amigos) fui sintiéndome en casa dentro de un territorio que comenzaba a explorar. No sabía lo que me esperaba ya que nunca había tenido un acercamiento real al periodismo, no había vivido un Mundial, ni viajado con puro desconocido. Mi equipo: Aldo y Alejandro en cámara y postproducción, y Juan Martín como reportero principal. Nuestro trabajo consistía en seguir a la Selección Mexicana todo el tiempo, por todos lados, registrar todo lo que hicieran, conseguir entrevistas, y todo esto hacérselo ver al público de una manera inmediata. A mi me tocó hacer color, yo tenía planeado ir en búsqueda de historias, incluso aventurarme a mezclar estas con la escritura y hacer cápsulas diferentes... porque claro, me imaginaba un Brasil totalmente distinto al que llegué, así como la condición física y mental en la que según yo iba a vivir durante la experiencia. Además de ser un gran empujón profesional (que me deja con ganas de prepararme mucho más) Brasil 2014 fue para mí el revivir esa pasión que te calienta la sangre a la hora de ver los encuentros. El futbol ha sido parte de mi vida desde que soy chiquita, me ha abierto muchas puertas, ha sido mi refugio. Cuando juego lo que pasa fuera del campo no importa, mi mente y corazón están en sincronía con el balón. Esta vez mi función fue transmitir esa emoción que vivieron los aficionados al ver a su equipo romperse el alma en cada partido. El cansancio, las desveladas, la frustración porque no dejaba de llover, las horas de espera afuera del hotel del Tri, los trayectos eternos de una ciudad a otra, empacar, desempacar... Valió absolutamente toda la pena: conocer al "Piojo", a Ochoa; entrar a los partidos; observar el trabajo periodístico durante los entrenamientos; la relación entre colegas; el trabajo de los jugadores, directivos, comunicación de la selección; correr por los malecones; jugar fut en la playa; conocer gente súper talentosa y valiosa que se tomó el tiempo para darme consejos, para platicar conmigo; los nuevos amigos; tomar fotos (otra de mis grandes pasiones); hacer investigación, aprender más sobre las ciudades donde estábamos; conocer otro país, su gente, su cultura, su futbol, su comida; inventar nuestra propia versión de portugués y aún así no entender nada y doblarnos de la risa; morirme de pena a la hora de los "beauty shots", las tomas de "selfies" para el product placement, repetir y repetir las frases hasta que me saliera bien. Y al final, saber que logré todo eso, que estuve en Brasil, que no importaron los miedos, los nervios, las dudas. ¡Gracias todo el equipo de Medio Tiempo por confiar en mí! A mi familia que no dejó de echarme porras (que estoy segura que más del 50% del total de views en los vídeos eran de mi mamá). Pame, Montse, Pao, Mau, JJ, Re, ¡fue padrísimo encontrarnos! Susinha y Chompito gracias infinitas por compartir tanto conmigo, la pasé increíble. En este video recopilé un poco del trabajo que hice en el Mundial como Chica MT (va en orden de la primera a la última cápsula) Quise compartir esto ya que sin duda fueron parte fundamental de esta locura que me llenó de satisfacción, sonrisas y vida.

No te pierdas