Para mejorar rendimiento, Tigres bajo cero

Tigres aplica una tecnología de punta, sometiendo a sus elementos dentro de una cabina a una temperatura de 160 grados centígrados bajo cero, método denominado como Crioterapia de Cuerpo Entero.
Monterrey, Nuevo León -
  • La cabina de crioterapia tiene un año en la UANL
  • A finales de los años 80, en Alemania se empezó a aplicar esta tecnología
  • Los jugadores se someten a una temperatura de 160 grados bajo cero

En busca de dejar atrás las lesiones y mejorar la capacidad física de sus jugadores, el Club Tigres aplica una tecnología de punta, sometiendo a sus elementos dentro de una cabina a una temperatura de 160 grados centígrados bajo cero, método denominado como Crioterapia de Cuerpo Entero. Con este procedimiento, que incluso es utilizado por Cristiano Ronaldo en su casa con una cabina de Crioterapia que compró en 45 mil euros, el futbol mexicano podría dar un paso importante, ya que disminuiría el número de lesiones,  aceleraría el proceso de recuperación en un 20 por ciento y mejoraría la capacidad física, según comenta el doctor Óscar Salas, Jefe de Medicina del Deporte de la UANL y, desde febrero, Jefe de Servicios Médicos del Club Tigres. Hasta el momento, Tigres es el primero y único club de futbol profesional en México que lo utiliza, luego de que hace un año la UANL adquiriera la cabina de Crioterapia, la cual tiene un costo de 60 mil dólares aproximadamente; desde hace dos meses se obtuvo otro equipo, por lo que ahora uno se encuentra en Medicina del Deporte y el otro está instalado en el antiguo gimnasio de la Cueva de Zuazua, donde entrenan los felinos, ya que ahí se realiza un estudio con jugadores Sub-20. Con Tigres lo han utilizado Lucas Lobos (ahora jugador de Toluca), Iván Estrada, Enrique Palos, Damián Álvarez, Jesús Dueñas, Marco Ruben y Emanuel Villa, para superar sus lesiones, pero una vez que concluya una investigación de la UANL que está apunto de confirmar que la cabina de Crioterapia mejora la capacidad física, la idea es que todos los jugadores, aunque no presenten alguna molestia, entren a la cabina después de cada práctica. “La idea es que terminen del entrenamiento y entran a la cabina, que los días de trabajo fuerte se metan a este método que le permitan al jugador recuperarse rápido. Sería lo ideal (que se tuviera la cabina en el estadio y entrar en ella después de cada partido)”, comenta Salas, pero aclara que tener una en el Universitario es difícil, puesto que es otro gasto fuerte, aunado a que también el nitrógeno que se consume cuesta caro. “Es tecnología de punta en terapia física y terapia de recuperación para esfuerzos físicos fuertes; es una cabina Crioterapia a base de enfriamiento con nitrógeno líquido que en el contacto con el medio ambiente se vuelve un gas, ese gas baja dentro de una cabina la temperatura a una forma extrema, nosotros estamos usando 160 grados bajo cero en un lapso de tres minutos”, dijo Salas, respecto a este método que se empezó a usar en Alemania a finales de los años 80. “Sirve por medio de ese frío extremo, disminuir los procesos inflamatorios y dolorosos, el frío tiene un efecto importante en el control del dolor; por el ejercicio físico producimos citocinas, sustancias inflamatorias, pero también producimos citocinas anti-inflamatorias, éstas son modificadas por el frío extremo, las inflamatorias las deprime el frío, las baja en niveles y las anti-inflamatorias las eleva”, explicó. El proceso dentro de la cabina de Crioterapia tiene una duración máxima de tres minutos, no se debe emplear por más tiempo consecutivo para evitar la hipotermia, ya que sólo la cabeza de la persona es la que no está expuesta al frío; sin embargo, en un día pueden realizarse tres sesiones de tres minutos y la edad mínima para someterse a este procedimiento es de 10 años. “El frío extremo mejora los tiempos, de tal manera que la recuperación (la acelera) en un 20 por ciento, que ya es bastante”, asegura Salas, quien destaca que la Crioterapia no solamente se utiliza para la recuperación de jugadores, sino también porque se está realizando un estudio financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, para comprobar que mejora la capacidad física. “Hemos tenido oportunidad de hacerlo con jugadores sanos de la  Sub-20 de Tigres, que realizan un trabajo físico y ver cómo se comportan esas sustancias bajo el flujo de la Crioterapia; antes de iniciar el estudio, a 20 jugadores se les hizo una prueba de esfuerzo antes y después de la sesión en la cabinq, para ver si tenemos un efecto también en la capacidad física, para ver si tenemos un incremento de ésta”. Además, la Crioterapia también beneficia para eliminar la lumbalgia aguada crónica, y combatir la obesidad, ya que con este congelamiento se queman 500 kilocalorías en tres minutos. Cualquier persona puede utilizarla, el costo por la sesión de tres minutos en Medicina del Deporte es de 700 pesos. Mientras que en Zuazua, Tigres paga a la UANL por las sesiones de jugadores que no están dentro del estudio, pero ya está en proceso la compra del equipo médico por parte de Sinergia Deportiva a la Universidad.

No te pierdas