Gallos Blancos, unos dadivosos

Gallos Blancos ha tenido diversos motivos para que se desprenda de jugadores sin remuneración económica alguna y prácticamente dejándolos ir por la puerta de atrás.
Gallos Blancos ha tenido diversos motivos para que se desprenda de jugadores sin remuneración económica alguna y prácticamente dejándolos ir por la puerta de atrás.
 Gallos Blancos ha tenido diversos motivos para que se desprenda de jugadores sin remuneración económica alguna y prácticamente dejándolos ir por la puerta de atrás.  (Foto: Notimex, )
Ciudad de México -
  • Diego Guastavino es el último caso de los 'regalos' que ha dado el Querétaro
  • Daley Mena fue otra 'entrega' producto del cambio constante de propietario

Los múltiples cambios de dueño, la inestabilidad directiva, la intención de tener una estrella del futbol mundial y hasta problemas de lenguaje y traducción, han sido motivos para que Gallos Blancos se desprenda de jugadores sin remuneración económica alguna y prácticamente dejándolos ir por la puerta de atrás. Desde la última vez que los emplumados volvieron a la Primera División, diversos han sido los elementos que han llegado como flamantes refuerzos y luego se fueron con su carta regalada o cedidos a equipos sudamericanos sin que el cuadro queretano obtuviera recursos económicos en dichos traspasos. Los primeros casos fueron el argentino Carlos Gustavo Bossio y el bosnio Alen Skoro. El espigado arquero llegó para el Apertura 2009 y aunque fue titular en los tres torneos que estuvo como emplumado, al final se fue por la puerta de atrás y volvió a su país ante la salida de Ángel David Comizzo como estratega. El caso del Skoro resulta incluso sui géneris. El delantero llegó al futbol mexicano en el Apertura 2010 y sin saber expresarse en español. En su primera aparición ante los medios de comunicación prometió 15 goles en el torneo, pero sólo pudo disputar 298 minutos, marcó un tanto y fue relegado a jugar con las categorías menores durante varios meses hasta que regresó a Europa sin haberle aportado nada a Gallos. Franco Niell es otro de los casos con el mismo final en Gallos Blancos. El argentino llegó a México como refuerzo en la administración de Petricevic y cuando éste se marchó, Niell quedó a la deriva y emigró al futbol brasileño para mantener actividad, aunque sus derechos federativos aún pertenecían al Querétaro. Meses más tarde, ya bajo la administración de Oceanografía y con Adolfo Ríos como Presidente, a Franco Niell le fue entregada su carta, pues no entraba en los planes de Ignacio Ambriz. Con el colombiano Daley Mena pasó lo mismo. Luego de una fractura que sufrió con Querétaro, Mena llegó a ser Campeón de la Copa MX con Dorados y tras el cambio de dueño, quedó sin equipo, aunque se le permitió entrenar en las instalaciones de Gallos hasta que le fue entregada su carta y pudo colocarse con el Deportivo Cali. El último caso es el de Diego Nicolás Guastavino. El uruguayo fue dado de baja en el presente torneo con la intención de hacer espacio en cuanto a plazas de extranjeros y que la contratación del astro brasileño, Ronaldinho, se pudiera concretar. Guastavino llegó en el Apertura 2012 y disputó un total de 22 encuentros en tres torneos, aunque en el presente semestre simplemente era considerado para la Copa MX, situación que lo dejó sin argumentos para permanecer y por lo cual fue un desprendimiento gratuito más de los Gallos Blancos.

No te pierdas