Egidio y Karla: un amor que 'enmendó' el rumbo

Creyeron que serían Rayados para toda la vida, pero tanto Egidio Arévalo como su esposa Karla Gutiérrez, sienten que lograron corregir a tiempo el camino, al dejar a La Pandilla y ser ahora Tigres...
Monterrey, Nuevo León -
  • Arévalo se casó con una regia ex aficionada al Monterrey, hoy Tigre de corazón
  • El 'Cacha' quiere anotar un gol y gritárselo al Tec
  • Nada de recuerdos; el mediocampista ya no dialoga con nadie de los albiazules

Creyeron que serían Rayados para toda la vida, pero tanto Egidio Arévalo como su esposa Karla Gutiérrez, sienten que lograron corregir a tiempo el camino, al dejar a La Pandilla y ser ahora Tigres de corazón. Y es que ambos, alguna vez ligados al Monterrey, pregonan hoy llegar al mejor lugar posible para sus vidas, el seno felino, donde han logrado olvidar sinsabores relacionados con los albiazules.   “La verdad que sí pudimos corregir rápidamente. Cuando estás en un equipo crees que vas a estar ahí toda la vida, sales antes, te sacan; a medida que fueron pasando los meses uno se da cuenta de las cosas, por suerte pudimos cambiar a tiempo”, reveló el mediocampista felino a Medio Tiempo, a quien le abrió las puertas de su hogar.   - ¿Tu esposa también corrigió el camino? – “Sí, sí la cambiamos. De la forma en que salimos de aquí, se encariñó mucho más a donde yo estaba”.   Arévalo jugó el Apertura 2007 y Clausura 2008 con Rayados, después salió intempestivamente. La versión que circuló fue por unas declaraciones sobre la clínica de FEMSA que incomodaron a los altos mandos; “Cacha” prefiere ya no hablar de eso, dice haberlo olvidado.   Y esto mismo provocó que su regia esposa, quien era “rayadísima” desde antes de conocerlo, se quitara los colores azul y blanco. “Yo con la playera de Tigres más que puesta, con las cosas que pasaron con (Rayados) ya no es lo mismo, ya no ves a Rayados como antes. Llegamos al club que debíamos haber llegado”, dijo Karla.   Aunque fue un trago amargo en su carrera tener que parar profesionalmente casi siete meses para recuperar sus derechos, Arévalo considera que salir de La Pandilla fue lo mejor que pudo ocurrirle.   “Estuve alejado de las canchas por mucho tiempo y me dolió, me preparé con amigos, en las canchas del Río (Santa Catarina) cuando estaban. Después pensar fríamente, creo que la salida fue algo bueno, viví muchas cosas después en otros equipos, viví dos Mundiales, Copa América, fue un paso importante la salida”.   - ¿Cómo quedó tu relación con Luis Miguel Salvador, con la directiva de Rayados? -“Ya no hay comunicación, ni diálogo, ni nada; sólo vivo para Tigres”.   -Viéndote ir a dos Mundiales ¿Crees que Rayados se arrepiente de haberte dejado ir? – “Puede pasar, quizá, por la mente de la directiva, han probado muchos jugadores, con la salida de Luis (Pérez) también. Han probado bastante, no lo han encontrado, para mí es bueno, yo estoy contento en Tigres”.   “Cacha” ya no tiene amigos en el equipo archirrival, ni siquiera Humberto Suazo, a quien ayudó a acoplarse con el grupo cuando el chileno recién llegaba a los albiazules. Ahora sólo espera el Clásico 103, el segundo en su carrera, para hacerle gol a Rayados.   “Le hice dos goles a Jonathan (con Tijuana, Liguilla 2012) y grité los dos, espero gritarlo nuevamente, más en un Clásico, no me voy a contener las ganas, si me toca convertir lo voy a gritar”.

No te pierdas