Toluca y Tigres dejaron todo para la Vuelta

Diablos y felinos dejaron todo para la Vuelta luego del 0-0 esta noche en la Ida de la Semifinal del Torneo Apertura 2014 de la Liga MX.
Estadio Nemesio Díez, Toluca, Estado de México -

Toluca jugó al estilo Cardozo, Tigres al estilo “Tuca” y con esto último bastó para que la fórmula del espectáculo se neutralizara para continuar la pobreza goleadora de todo el torneo en casi todos los frentes.

Diablos y felinos dejaron todo para la Vuelta luego del 0-0 esta noche en la Ida de la Semifinal, si bien el resultado es más esperanzador para los regiomontanos, quienes soportaron los embates de un cuadro mexiquense de buenas intenciones pero poca contundencia.

La carta de presentación del local fue una fugaz inspiración y tres disparos que descolocaron a los universitarios, sobre todo uno de Lucas Lobos, el ex felino que marcó la pauta porque luego al 19’ estuvo a nada de marcar un gol olímpico.

Por costumbre pero también por obligación, el entrenador José Cardozo nuevamente modificó el esquema. De los cinco zagueros de las últimas alineaciones, esta vez fueron cuatro. Sin embargo, la principal novedad se dio porque no había de otra.

El goleador Pablo Velásquez inició en la banca por las molestias en la ingle que había presentado desde el domingo pasado.

Esa ausencia fue más notoria que la de Juninho en Tigres, ya que en la punta escarlata sólo estuvo Jerónimo Amione, un elemento de garra y esfuerzo que difícilmente puede ser único referente.

Aún así, los rojos eran más ofensivos pero se veían obligados a intentar la mayoría desde la larga distancia. Ello porque los felinos igual fueron impenetrables, sin extrañar demasiado al mencionado brasileño, capitán y referente en la zaga a quien sus compañeros mostraron una pancarta de ánimo antes del inicio del juego.

Poco pisaron ambos las áreas y ello obligó a que fueran los arqueros quienes más lucieran. Así como Alfredo Talavera detuvo un par de disparos con veneno de sobra de Damián Álvarez, el portero visitante, Nahuel Guzmán, igual se vistió de héroe ante un tiro de Isaac Brizuela ya en el segundo tiempo.

Los agazapados Tigres terminaron por resguardarse con la roja a Egidio Arévalo, quien levantó de sus asientos a toda la banca roja, y afición detrás incluida, por la plancha sobre Lobos a 15 minutos del final.

La mesa estaba puesta para que Toluca aprovechara, ya que Velásquez había entrado un par de minutos antes. Sin embargo, el paraguayo en vez de ello desperdició un cabezazo franco al 81’ y luego se hizo amonestar.

Todavía una pifia de Nahuel Guzmán en la compensación hizo ilusionar al público local que casi llenó el Nemesio Díez, pero inmueble que abandonó frustrado y con incertidumbre sobre lo que pueda pasar el próximo domingo, cuando un empate sin goles llevará a Tigres a la Final, uno de 1-1 y en adelante al Toluca, más allá de que cualquiera estará ahí con un triunfo por la diferencia que sea.

No te pierdas