Festejo felino en La Macro, corto pero cálido

El sueño de ser campeón fue el mejor abrigo de un centenar de aficionados felinos, que tras consumarse la serie ante Toluca se lanzaron a La Macroplaza de Monterrey a celebrar a su equipo en una...
El sueño de ser campeón fue el mejor abrigo de un centenar de aficionados felinos, que tras consumarse la serie ante Toluca se lanzaron a La Macroplaza de Monterrey a celebrar a su equipo en una nueva Final.
 El sueño de ser campeón fue el mejor abrigo de un centenar de aficionados felinos, que tras consumarse la serie ante Toluca se lanzaron a La Macroplaza de Monterrey a celebrar a su equipo en una nueva Final.
Monterrey, Nuevo León, México -
  • Un centenar de seguidores desafío el frío y celebró el pase a La Final

El sueño de ser campeón fue el mejor abrigo de un centenar de aficionados felinos, que tras consumarse la serie ante Toluca se lanzaron a La Macroplaza de Monterrey a celebrar a su equipo en una nueva Final.

Los 12 grados centígrados y la pertinaz llovizna fueron desafiados por los fieles felinos, que aunque pocos y dispersos le pusieron calor a la noche, contagiados por el pase de su equipo a la serie por el título.

El lado poniente de La Macroplaza a la altura de la Explanada de los Héroes fue el lugar donde se congregó la representación auriazul, portando banderas, bufandas, y desde luego la playeras alusivas a su equipo.

"Vamos Tigres, te quiero ver, campeón otra vez", se entonó una y otra vez, alegrando a los paseantes en el lugar, predominantemente familias.

Los minutos pasaron y la congregación se incrementó ligeramente en número, pero sin llegar a inundar el lugar, sitio de festejo tradicional de los equipos de Nuevo León.

Varios fanáticos optaron por sólo circular en coches con las banderas al aire para enmarcar el nuevo reto que tienen los bengaleses de coronarse.

Una unidad de Fuerza Civil bastó para cuidar los festejos, que no pasaron de bailes, cánticos y porras, y al final no requirió del cierre de calles dado que la congregación no rebasó un domingo promedio.

La celebración felina fue corta ya que tras varios minutos algunos optaron por retirarse, pero no sin el sueño de regresar el siguiente domingo, esta vez con un motivo mayor si el equipo logra imponerse al América en la Final.

No te pierdas