La estrella 12, con torta bajo el brazo

En la vida y en el futbol hay amores que llevan a los aficionados a hacer locuras y a dejarlo todo por ese sentimiento que en algunas ocasiones suele ser inexplicable.
En la vida y en el futbol hay amores que llevan a los aficionados a hacer locuras y a dejarlo todo por ese sentimiento que en algunas ocasiones suele ser inexplicable.
 En la vida y en el futbol hay amores que llevan a los aficionados a hacer locuras y a dejarlo todo por ese sentimiento que en algunas ocasiones suele ser inexplicable.  (Foto: )
Ciudad de México -
  • Fue un reto el poder asistir a la Final en la cancha del Azteca
  • La decimosegunda copa de las Águilas tiene una conexión especial con su bebé

En la vida y en el futbol hay amores que llevan a los aficionados a hacer locuras y a dejarlo todo por ese sentimiento que en algunas ocasiones suele ser inexplicable.

Ese es el caso de Karla Galán, aficionada americanista quien a días de que nazca su segundo hijo se dio cita en la Final del futbol mexicano, corriendo el riesgo de que se le adelantara el parto.

Pero fue ella misma quien aseguró que su médico le dio permiso de asistir a la Final, a sabiendas de que está a unos días de dar a luz, e incluso, le dio autorización de tomarse una cerveza para calmar los nervios.

"Hicimos un trato (el médico y yo), me recomendó que fuera tranquila y con tiempo (al estadio), que evitara algún empujón o un golpe, que de preferencia estuviera sentada y que cuando me sintiera más nerviosa me tomara una cerveza para relajarme un poco, cosa que hice justo antes del primer gol", confesó.

Para Karla, fue un reto el poder asistir a la Final en la cancha del Azteca, ya que para ella el América es uno de sus más grandes amores, pero el bebé que está por nacer también representa un amor único.

"Fue todo un reto (asistir al Azteca) porque tenía sentimientos encontrados, estaba obsesionada por ir a ver el campeonato del club de mis amores pero no podía poner en riesgo al bebé, aunque ya con el permiso del doctor me sentí más tranquila, pero tuve que hacer muchos ejercicios mentales para controlar los nervios y mis emociones".

Pese a que el resultado fue favorable para los americanistas, a Karla le dio miedo el primer gol de las Águilas, ya que ante la emoción de acercarse en el marcador, los aficionados que estaban a su alrededor comenzaron a brincar y abrazarse entre ellos, pero fue su esposo, quien la cuidó para que no la fueran a lastimar.

Y reconoció que su mejor festejo fue cuando sus amigos se acercaron a ella para besarle su pancita, como símbolo de suerte.

"Todos (mis amigos) a mi alrededor fueron a besar mi pancita porque decían que el bebé era el de la suerte", relató.

Finalmente, Karla confesó que fue la experiencia más hermosa de su vida ya que ese campeonato es el más representativo porque aseguró, tendrá una conexión con su bebé.

"Fue la experiencia más hermosa de mi vida, este campeonato es el más especial de todos por la conexión que tendrá el bebé con el club", sentenció

Las Águilas del América, equipo al que ella apoya en las buenas y en las malas, ganó su decimosegunda Copa, siendo así el equipo mexicano con más campeonatos.

No te pierdas