Egidio Arévalo fue 'bebé del año' en 1982

El contención de Tigres cumple este jueves 33 años de edad, y para su fortuna no ha tenido malas experiencias de que por ser el festejo de Año Nuevo, sus seres queridos se olviden de felicitarlo.
El contención de Tigres cumple este jueves 33 años de edad, y para su fortuna no ha tenido malas experiencias de que por ser el festejo de Año Nuevo, sus seres queridos se olviden de felicitarlo.
 El contención de Tigres cumple este jueves 33 años de edad, y para su fortuna no ha tenido malas experiencias de que por ser el festejo de Año Nuevo, sus seres queridos se olviden de felicitarlo.
Monterrey, Nuevo León -
  • El mediocampista felino señaló que lo mejor del 2014 para él fue el llegar a Tigres

Cuando la mayoría festeja el inicio de un nuevo ciclo, Egidio Arévalo tiene algo más que celebrar; el 1 de enero es su cumpleaños, por lo que recuerda que en 1982 fue “el bebé del año”. El contención de Tigres cumple este jueves 33 años de edad, y para su fortuna no ha tenido malas experiencias de que por ser el festejo de Año Nuevo, sus seres queridos se olviden de felicitarlo. “Siempre se han acordado tanto de mí como de mi padre, porque mi papá es del 25 de diciembre y siempre le marcamos por Navidad y por su cumpleaños, él hace lo mismo”, comentó en entrevista a Medio Tiempo. Arévalo hizo un viaje al pasado para recordar cómo se convirtió en una alegría para su familia, pues en 1982 cuando en Paysandú, Uruguay, todos celebraban el nuevo año, con su nacimiento en ese mismo día, se convertía en el bebé del año. “En Uruguay, hace como un par de años a los niños que nacían el primero de enero se les regalaba cosas, a los padres los ayudaban con cosas también, pero eso pasó mucho después, en aquel tiempo no había todo eso. Sí (fui el bebé del año), para mi familia, para mis hermanos también fue algo muy especial, por algo siempre me están llamando”, destacó. Este 1 de enero de 2015, Arévalo celebró la llegada del nuevo año y cumpleaños a lado de su esposa Karla y demás seres queridos, tratando de apegarse a tradiciones mexicanas. “De cena, en Uruguay se hace carne asada, pizza, ensaladas, picadillo, pero aquí tratamos acostumbrarnos a las tradiciones de México, como tamales, pozole, frijoles, tratamos de acostumbrarnos a todo; hacemos lo de las uvas y brindis”. Arévalo tuvo que cuidar bien su alimentación y no ingerir mucha bebida alcohólica, puesto que este jueves por la tarde Tigres tiene entrenamiento, lo cual nunca antes le había tocado. “Tratar de no tomar mucho, ni comer mucho porque tienes entrenamiento y tienes que cumplir, después del entrenamiento uno puede seguir festejando a su manera. Es la primera vez que me va a tocar así, festejando y entrenando, pero es por algo importante”, finalizó “Cacha”, quien asevera que lo mejor del 2014, fue haber llegado a Tigres.

No te pierdas