RetroMT: Un Clásico Regio espectacular

En Nuevo León está al rojo vivo la pasión por el Clásico Regio a efectuarse este fin de semana en el Estadio Universitario, y los aficionados seguramente quisieran ver un gran espectáculo, como el...
 En Nuevo León está al rojo vivo la pasión por el Clásico Regio a efectuarse este fin de semana en el Estadio Universitario, y los aficionados seguramente quisieran ver un gran espectáculo, como el que entregó el duelo Tigres-Monterrey en la J13.  (Foto: Notimex)
Ciudad de México -
  • El Clausura 2007 dejó como recuerdo un gran partido entre Tigres y Monterrey, que terminó con un vibrante 3-3
  • Jaime Lozano hizo dos goles de penalti para Tigres; Walter Erviti marcó un golazo para el tercero de Rayados

En Nuevo León está al rojo vivo la pasión por el Clásico Regio a efectuarse este fin de semana en el Estadio Universitario, y los aficionados seguramente quisieran ver un gran espectáculo, como el que entregó el duelo Tigres-Monterrey en la Jornada 13 del Torneo Clausura 2007. Han pasado ya 8 años de aquella tarde en la cancha de Tigres, donde se vivió un vibrante empate 3-3, en el que quizá no se esperaba demasiado porque Monterrey, dirigido por Miguel Herrera, llegaba en el puesto 16 de la clasificación, y los de la UANL, comandados por Mario Carrillo, marchaban en el quinto lugar, con 9 puntos de diferencia. En teoría iba a ser un trámite poco complicado para la escuadra felina, pero en realidad sufrió demasiado para rescatar la igualada ante su público. Todo comenzó con una anotación del “Cabrito” Jesús Arellano, quien abrió la cuenta a favor de Rayados al 32’. Luego vino el empate para Tigres por conducto de Jaime Lozano desde el manchón penal, quien ya había fallado en primera instancia, pero el árbitro José Abramo Lira repitió en medio de una gran polémica. Antes del descanso cayeron otros dos goles, el segundo de Monterrey gracias a Leandro Gracián, y otro de Lozano otra vez de penalti. Así se fueron al medio tiempo. Par la segunda mitad la intensidad se mantuvo, y nuevamente Monterrey tomó la delantera con un golazo de Walter Erviti, quien parecía enfilar al triunfo al conjunto visitante. Sin embargo, apareció Juan Pablo García, que tenía cinco minutos de haber ingresado de cambio, para mandarse también un estupendo gol y decretar así el 3-3 definitivo. Los Tigres se quedaron con 10 hombres por la expulsión de Fabián Cubero (doble amonestación), y Rayados sacó un punto que de poco le sirvió en sus aspiraciones por meterse a zona de Liguilla. Pero el espectáculo ahí quedó, en espera de que en algún momento se repita en el Clásico Regio.

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×