'Dinho' disfrutó arrancar pero le molestó salir

El lleno en las gradas queretanas y la intensidad en la cancha convirtieron el Gallos vs. Tiburones en el verdadero inicio de la Liguilla.
'Dinho' disfrutó arrancar pero le molestó salir
Estadio La Corregidora, Querétaro, México -
  • La afición local vivió una noche como pocas

El lleno en las gradas queretanas y la intensidad en la cancha convirtieron el Gallos vs. Tiburones en el verdadero inicio de la Liguilla.

Después de un soporífero encuentro ayer en Torreón y un Pachuca vs. América con gradas semivacías, el Estadio Corregidora y los dos equipos que ahí se encontraron reivindicaron a la Fiesta Grande.

Tan en serio se tomaron todos el compromiso que Ronaldinho pareció disfrutar como nunca su titularidad pero sin esconder la frustración cuando salió de cambio a 20 minutos del final.

A paso más que lento, como si no quisiera abandonar la cancha, fue moviendo negativamente la cabeza hasta encontrarse con “Sinha”, su reemplazo, y sin saludar al Auxiliar Técnico Jaime Ordiales en el área técnica, pidió que le abrieran el túnel que lleva a vestidores.

La sugerencia la hizo a un balonero que no supo qué hacer, por lo que al brasileño no le quedó más que ingresar a la banca por el extremo opuesto donde estaba el entrenador Víctor Vucetich.

De ello fue testigo un inmueble acostumbrado a grandes entradas a lo largo del torneo, que se vistió de gala esta vez con un mosaico en la Cabecera donde se ubica la barra local.

Con mantas gigantescas de piso a techo, los fanáticos delinearon una bandera con los colores del club y la leyenda “No hay alegría más grande que ser de Gallos Blancos”.

Obviamente, el estruendo fue inconmensurable cuando en el anuncio de la alineación se escuchó el nombre de Ronaldinho, quien sólo había sido titular en 6 ocasiones en la campaña, la primera de ellas justo ante el Veracruz en la Fecha 5.

El brasileño extendió los brazos para saludar al público y con el silbatazo comenzó a repartir magia.Corriendo lo justo, demostró por qué sigue valiendo y provocando llenos. Con el balón en los pies parecía detener las intenciones de la defensa rival para convertirlos en testigos de primera línea de sus pases.

La rúbrica de Ángel Albín para el 0-1 recordó que la porra visitante también colaboró para el buen ambiente. El uruguayo corrió a la esquina donde se encontraban los suyos, literalmente, pues la directiva veracruzana dispuso un autobús para que las familias viajaran a la casa de Gallos.

Pero nada como el júbilo por el empate y mucho menos el grito provocado por el gol de último minuto que significó la victoria local y casi la rúbrica de una reinvención queretana, pues el equipo que hace un año casi desaparece y que este torneo estuvo en la lona, ahora es casi semifinalista.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×