'Chuletita' comió Gallo y sentenció Final para Santos

Santos Laguna y Javier Orozco desplumaron a los Gallos Blancos de Querétaro con goleada 5-0 en la Ida de la Final y dieron un gran paso rumbo al Campeonato sobre los pupilos de Víctor Manuel Vucetich.
Estadio Corona, Torreón, México -
  • Orozco marcó 4 goles, tres con pase de Djaniny
  • Querétaro necesita mímino 5 tantos, sin recibir, para tener esperanzas
  • Al minuto 86 Javier Orozco salió de cambio ovacionado por su afición

Santos Laguna y Javier Orozco desplumaron a los Gallos Blancos de Querétaro con goleada 5-0 en la Ida de la Final y dieron un gran paso rumbo al Campeonato sobre los pupilos de Víctor Manuel Vucetich.

Lo del “Chuletita” es histórico, marcó 3 goles en un lapso de 29 minutos, del 4 al 33 se despachó con un triplete, para al 63 conseguir el póker. Algo similar a lo que hizo Gustavo Nápoles con las Chivas en el Verano del 97, que, al igual que el santista, marcó 4 tantos en la Gran Final, en aquel entonces ante Toros Neza.

Con gol prácticamente de vestidor Santos pegó primero y se encaminó a la goleada, Néstor Calderón, que sigue vestido de crack, habilitó a Djaniny con un cambio de juego para que el africano tocara con generosidad a Javier Orozco, quien solamente tuvo que empujarla para meter el primero de la serie.

El segundo chuletazo cayó a los 26 del tiempo corrido en gran parte debido a una desconcentración de Tiago Volpi que recogió el balón con las manos viniendo de un compañero. En el cobro del tiro indirecto Adrián Aldrete ubicó a Javier Orozco, le puso el centro exacto para rematar de cabeza y poner el 2 por 0 a favor de la causa local.

Seis minutos más tarde el Estadio Corona explotó para festejar el tercero de la noche, firmado también por el “Chuletita” Orozco que como culminación de una gran jugada colectiva selló el “Hat-Trick” de la Final de Ida.

Para el segundo tiempo Vucetich mandó a la cancha a Ronaldinho en lugar de Jaime Gómez para tratar de controlar el balón y buscar cuando menos un gol que lo metierá a la pelea. El ajuste le dio resultados en cuanto al funcionamiento ya que Querétaro se adueñó del balón y por consecuencia tomó el mando del ritmo de juego.

Pero para su mala fortuna los laguneros definieron el juego y muy probablemente la serie; en un contragolpe Djaniny se fugó por la banda derecha y justo al momento de definir engañó a la defensa al centrar a Javier Orozco, quien con tranquilidad marcó su cuarto gol de una noche soñada.

Por si fuera poco, Diego González llegó con el quinto, que parece ser lapidario, al remató de cabeza un excelso centro de Alonso Escoboza dejando al Gallo en terapia intensiva.

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas
×